Anda circulando el rumor de que Twitter está preparando un producto para saltarse su clásico límite de 140 caracteres, algo que ya hicieron en los mensajes directos (y bien que se agradece). Por lo que parece, no se cargarían el límite en sí mismo, sino que se trataría de algún añadido (¿una app adicional?) que permitiría publicar “long-form content” (según re/code) en formato texto.

Al mismo tiempo, parece ser que están estudiando relajar el dichoso límite haciendo que algunas cosas no cuenten de cara a él, como los nombres de usuario (los handles) o los enlaces.

Bueno, vamos por partes (blablabla… Jack el destripador). Empiezo por lo último.

Si es así, ya era hora

Hace tiempo, pero no recuerdo cuándo, en alguna parte dije que Twitter no debería contar ciertas cosas en cuanto al límite de los 140. Concretamente, para mí no deberían contar los enlaces, los usuarios ni los hashtags. A esto, añado ahora que tampoco deberían contar las imágenes (por entonces, no había forma de subirlas nativamente).

De todos estos elementos, siempre me ha parecido particularmente sangrante el hecho de que los hashtags fuesen incluidos dentro del límite. Al fin y al cabo, a pesar de que algunos usuarios los usan de manera ingeniosa, no dejan de ser metadatos. Visibles, sí, pero metadatos. A mi juicio, los hashtags no deberían contar de cara al límite, pero con restricciones. Por ejemplo, que hubiese un límite de dos o tres hashtags por tuit y que cada uno de ellos pudiese tener X número de caracteres como máximo. Los que se saltasen esas restricciones, contarían como caracteres usados dentro de los 140 de toda la vida.

Con los handles, tres cuartos de lo mismo. Si el rumor termina confirmándose, seguramente habrá límites. Porque si no, verás que bonita oleada de spam que nos espera. E imagino que lo mismo se aplicará a los enlaces. Habrá que ver como lo hacen. Ojalá no limiten los tuits a contener tan sólo uno. Vale, que se ponga uno que no cuente (con previsualización) y luego, si se quieren añadir más, cuestión de cada uno.

De todas formas, para mí esto, si llega, llega tarde. Debería haberse implementado hace años. E insisto: aplicándolo a handles, enlaces, hashtags e imágenes. Si no, llegará tarde y mal. O por lo menos, incompleto.

¿«Long-form content»? ¿Pa’ qué?

Si asumo que para Twitter «long-form content» significa cualquier texto que supere los 140 caracteres, y no lo que todos entendemos por este término (textos de más de 1 000 palabras por lo menos), la cosa podría tener un cierto sentido.

Pero si estamos hablando de una herramienta que permitiría publicar textos sin límites de caracteres, también lo tiene: combatir contra Facebook en el terreno de los contenidos.

Ya circuló la noticia de que Twitter y Google andan preparando algo similar a los Instant Articles de Facebook (publicaciones originales de medios dentro de la red social), y dado que Facebook lanzó no hace mucho su rediseño de su sección de notas, no podría descartarse que esto de la herramienta «long-form» fuese tan solo otro cartucho más dentro de la guerra del alojamiento de contenidos.

En ambos casos, la cosa tiene sentido pero bajo un prisma diferente. En el primero, se piensa en el usuario. Según se podría entender, se trataría algo similar a lo que hace OneShot pero con texto, de manera que este sería indexable (una maniobra comprensible sobre todo ahora que Google y Twitter andan de amigüitos, pero que también sería un plus para la propia búsqueda de Twitter). Si va por ahí, me parece fantástico. Se trataría de cubrir una necesidad que, aunque no muy extendida, enriquecería el servicio.

Si va por el otro lado, la cosa ya no me parece tan bien. Cuando apareció Medium, recuerdo que dije en alguna parte que se podía considerar como una extensión de Twitter, aunque no hubiese relación comercial entre ambos productos. Por entonces, Medium parecía el sitio perfecto para aquellos que necesitaban más de 140 caracteres para explicar sus cosas sin tener que recurrir a otras herramientas más complejas. Desde entonces, Medium ha evolucionado y ha atraído a un montón de creadores de todo tipo. Ahora, con Facebook reaccionando ante Medium (aunque esto no lo veo tan claro, parecería que es así), parece que Twitter reacciona a esa reacción y, por lo tanto, les planta cara a los dos. O al menos pretende intentarlo.

Y esto no me gusta precisamente porque es una reacción a lo que hacen otras empresas, no a lo que hacen los usuarios. Cuando eres una empresa del volumen de Facebook o de Google, puedes darte el lujo de plantarle cara a otras empresas al mismo tiempo que cuidas de tus usuarios. Twitter no tiene ese volumen. Twitter no debería preocuparse de lo que hagan los demás. Twitter debería ocuparse de sus usuarios. Y no creo que sus usuarios (entre los que me cuento) estén demandando una plataforma para publicar contenidos.


Como siempre en estos casos, habrá que ver en qué termina la cosa. Por ahora, todo son rumores (aunque de lo primero, de lo que haya cosas que no cuenten de cara al límite de caracteres, parece que hay varias fuentes que lo mencionan), aunque suenan lógicos estos movimientos. De hecho, Twitter tiene que mover ficha de alguna forma. Solo espero que, con todo el campo que tiene para mejorar (por ejemplo, las listas), no se les ocurra meterse en el berenjenal de albergar contenidos sin límite.

Esta entrada fue publicada primero en Medium, dentro de mi extinta publicación Apuntes frágiles. Todavía sigue en Medium, pero ahora está aquí.
Categorías: Internet

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *