«No existe ninguna secta. Eso son tonterías de conspiranoicos» dijo el tertuliano en horario de máxima audiencia. Mientras lo decía, se tocó la ceja derecha y después el lóbulo de la oreja izquierda. Cinco personas asintieron con satisfacción desde sus casas.

1 comentario

Una beta de por ahí · septiembre 3, 2019 a las 2:50 pm

Sencillo y contundente, lo amé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *