10. Nunca, JAMÁS, descatalogues una película. Si no quieres distribuirla, véndesela a otro distribuidor o súbela al maldito eMule. Pero no secuestres cultura. Ésa es la verdadera piratería.

 

El pianista, en un decálogo que se ha marcado para los distribuidores de DVD. Los nueve anteriores están también cargados de razón, pero con éste lo borda.

Categorías: Varios

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *