Si bien la industria del entretenimiento está aún buscando el camino que debe seguir en este nuevo mundo digital (por cierto ¿en qué momento deberá de dejar de ser llamado “nuevo”?), lo que está claro es que los creadores hace tiempo que se han dado cuenta de las ventajas de utilizar esta vía. Antes, los libros, los cuentos, las canciones, los cortos… todo ese material que se generaba para hacerse un hueco en la industria se quedaba en los cajones, sin ver la luz salvo los cuatro privilegiados (léase sin peyorización) que eran seleccionados por el comité de sabios. Ahora, se cuelga en Internet. Y si eres bueno, a lo mejor te pasa como a Federico Álvarez: que la productora de Sam Raimi te hace una oferta para una película de $40 millones después que te ocupas de destruir Montevideo a base de robots.

Hacía tiempo que vi el corto que le ha procurado esta oferta, pero ahora al ver la noticia por vía de Chuenga, me animo a compartirlo aquí. No esperéis una gran historia, pero sí muchas explosiones y efectos especiales.

No soy muy partidario de crear únicamente con la esperanza de que los medios tradicionales se fijen en ti. Es algo similar al que crea una empresa sólo con el objetivo de que sea comprada por Google o cualquier otro. Creo que hay que ir tratando de encontrar el modelo de negocio que te permita rentabilizar tu creación para seguir creando más. Eso sí, si en el camino te topas con ofertas como esas, no es cuestión de rechazarlas, ¿verdad?

En resumen: haz aquello en lo que creas. Si tu trabajo es bueno, tal vez se fijen en ti, pero no cuentes con ello. Tan sólo sigue haciendo: apuesta a tu creación. Si no consigues que se fijen en ti, seguro que consigues salir adelante de alguna otra manera. Pero siempre, haz un buen trabajo. Piensa en Federico.

Categorías: InternetVarios

2 comentarios

Carlos · diciembre 7, 2009 a las 10:11 pm

Seguir creando, esa es la actitud de quien gusta de lo que hace, y si sale algo, pues ya será cuestión de decidirse. Muchos saludos profe,, (o debería decir ex-profe?)

Iván Lasso · diciembre 15, 2009 a las 11:37 pm

Sería un elogio que me siguieras llamando «profe» (implicaría que algo continúo enseñándote), pero ex-profe (con la apertura de la interrogación, claro está ;-)) creo que sería más adecuado.
Un saludo, Carlos, y gracias por pasarte por aquí.

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *