Cuando algún amigo curioso descubría que descontaba seis años de su edad real y le preguntaba la razón, él sólo sonreía con amargura y recordaba la humedad del sótano.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *