No tan cargada como la edición anterior, pero aquí está, puntual a la cita, la recopilación de enlaces de esta semana. Y en esta ocasión, con bastantes provenientes de Medium. Si no me equivoco, son mayoría.

  • Joe Sacco, periodismo en viñetas (Guión: Jorge Carrión, dibujo: Sagar | La vanguardia). Una entrevista al famoso creador de cómics hecha usando ese mismo medio, el cómic. Interesante tanto el formato como el contenido.

Entrevista a Joe Sacco

Bebiendo de las experiencias de Julie, de las mías propias y de todo lo que he podido encontrar, yo diría que tiene poco que ver con la voluntad y la disciplina, y tiene todo que ver con el sistema, con la planificación.

Tal vez parezca excesiva la reacción de Oriana, hasta que se analiza desde el cariz que para cada fotógrafo, una fotografía es una expresión muy directa de su opinión y manera de comprender el mundo. Para Oriana no se trató sólo de una fotografía que se borra, sino de un mensaje que se silencia.

La insólita conclusión causó desconcierto. ¿Hasta que punto una parte del cuerpo humano — o en este caso, una característica personal — puede ser censurable? ¿Cual es la línea que separa a la sugerencia del directamente ofensivo? ¿Por qué una entrepierna depilada es mucho más inofensiva que una velluda? ¿Quién decide el límite entre ambas cosas?

Por esta métrica (engañosamente rotulada «número de lectores»), BuzzFeed es «más grande» que el The New York Times. Pero esa es exactamente la misma métrica que nos diría que la semana pasada fue mayor para Medium que aquella semana en octubre.

Not to get too web-nerdy and abstract, but when Medium launched, I saw it first and foremost as a community. That’s what all these things are. Twitter. Tumblr. Facebook. Vine. Instagram. Reddit. They’re all communities and if you’re on them, you basically decide who and what you want to be within that community. If you’re a passive member of the community, you get little out of it. You consume and move on. If you’re active, you get rewarded. It’s strangely like real life.

Cuento esto porque mis reflexiones diarias sobre el espacio, el tiempo, los humanos y los robots han caído otra vez en el determinismo tecnológico, una teoría que afirma que la tecnología determina y está determinada por la sociedad. Se entiende mejor al revés: que la idea de que la tecnología es neutra (el “¡no es el cuchillo, es el uso que le damos los humanos al cuchillo!”) no es válida. Los artefactos — sean cuchillos, máquinas de acceso a bicicletas, teléfonos, páginas web o apps — los hacen personas y nacen, funcionan y crecen (la sociedad los “adopta”) en cierto contexto económico, político y social. Y viceversa.

Esto es sólo un pequeño manual para no molestar a tu amigo periodista y que puedan seguir siendo amigos, o que al menos no molestes a esa persona que conocés. Seguramente muchos puntos podrían aplicarse a otros oficios del ámbito y también podrían sumarse decenas, cientos o miles de cosas más, es cuestión que cada uno piense y aporte.

Don’t get me wrong, 60-70% of this content might be bang-on wonderful. But the chances are 80% of it won’t apply to you directly. You might get 20% of worth from 80% of the posts you read, and if you run your productivity off of the Pareto’s Law like I do, you will know that’s just not very efficient.

Que cada tuit que cuestiona, cada blog al que tengo acceso, cada amigo o conocido que usa su muro en redes sociales para exponer sus ideas; representa para mí una oportunidad de ver desde otro ángulo. Que a medida que tengo más acceso a información, más difícil es dejar que me metan el dedo en la boca e intenten que siga creyendo que las migas que nos dejan caer de la mesa es lo que merecemos.

  • The Future of Medium (Marius Masalar | Adventures in consumer technology). Un artículo muy interesante acerca de Medium que plantea interrogantes, cuestionamientos y también algunos datos acerca de su funcionamiento que no está de más conocer.

There are very few products I can say the same about, so I wanted to explore the obvious question: why? What makes Medium appealing? Where is it heading? Why have so many adopted it as their publishing platform of choice…and why haven’t I?

Esto último es lo que sucede a menudo en cualquier librería: un cliente llega, se comunica con el librero en una lengua que ambos (en teoría) conocen, y el resultado es que son incapaces de descifrar mutuamente el significado del conjunto de señales sonoras que emiten; las reconocen, saben su significado, pero uno podría estar hablando en chino y el otro en castellano y el resultado sería exactamente el mismo: «¿Ein?».


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *