El post anterior venía a cuento de que me puse a buscar precisamente algún lugar de esos que te proporcionan estadísticas (no para este blog, aunque también lo voy a poner, sino para los de mis estudiantes del taller de periodismo), y terminé desviándome por diferentes páginas con consejos para aumentar las visitas. La lectura de este artículo (con su puntín de ironía) me animó a escribir y pergreñé ese retrato robot del bloguer primerizo, etapa en la que de seguro aún estoy y de la cuál trato de salir a golpe de tecla y pique de ratón.

Creo que con los blogs ocurre como con otras cosas de la vida, como la pintura, el cine, la literatura, el cómic… A primera vista, todo el mundo cree que puede hacerlo por lo menos tan bién como muchos que se dedican a ello. A esto se le añade lo fácil que es, a nivel técnico, ponerse una bitácora y gestionarla en cualquiera de los miles de lugares destinados a tal fin. Pero resulta que, a fin de cuentas, un blog ha sido como todo. Al principio parece fácil (chupao’, que se dice en mi tierra), pero hacerlo y obtener resultados satisfactorios para ti y para otros no lo ha sido tanto.

Pienso que el éxito de tu blog dependerá de lo que te propongas seriamente. Como dice Hernán Casciari en este artículo, se puede dividir, en principio, a los blogueros en dos tipos (ojo, que copio y pego):

“A – personas que utilizan una herramienta llamada weblog por una razón puntual (la necesidad es anterior a la emergencia)

‘B – personas que poseen un weblog pero todavía no saben para qué lo necesitan (la emergencia es anterior a la necesidad).

‘En el primer grupo (el minoritario) es un error conceptual llamar a estos usuarios «bloguers». Se llaman, cada uno, del modo que se llamaban antes de utilizar un weblog: poetas, informáticos, estudiantes, periodistas, estudiantes de periodismo, fotógrafos, retocadores de fotografías, columnistas, putas, monologuistas, narradores, arquitectos, novelistas, autobiografistas, humoristas gráficos, etcétera.

‘En el segundo grupo (el mayoritario) sí hace falta una definición. Y entonces «blogueros», o «bloguers», puede ser una de ellas. Se trata de personas que utilizan una herramienta porque existe la herramienta. Ya después verán qué hacer con ella”.

Estoy de acuerdo con esta división. Ni que decir tiene que, al leerla, me pregunté en cual de las dos categorías me encontraba yo. Si tú también tienes tus dudas, te recomiendo que leas el artículo en cuestión completamente. Quizá te ahorre tiempo y esfuerzo y te aclare un poco tus metas. Conmigo, lo hizo. Te lo aseguro.

PD: Aquí va un vínculo a otra cosa que encontré. Quizás en un principio parece un poco contradictorio con lo que dice el otro artículo que enlacé, pero a mí me parece que no.

Categorías: InternetVarios

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *