Hoy finalizo mi sexto día de participación en el NaNoWriMo. Ya anuncié en su momento que participaría y, dado el compromiso establecido entre yo y mí mismo, ahí estoy dándole a la tecla: sufriendo pero disfrutando de narices. Hacía mucho tiempo que no escribía ficción y más con la intensidad con la que lo estoy haciendo ahora, con lo que he de reconocer que me está costando su trabajo. En estos pocos días, he descubierto algunas cosas que pueden resultar de utilidad para todo aquel que esté participando o que quiera lanzarse a escribir una novela de corrido en un mes, que al fin y al cabo esa es la propuesta. Comparto aquí entonces esos pequeños descubrimientos sufridos en carne propia (concretamente, la yema de los dedos). 

  • No te pongas a leer feeds. Déjalos para después de cumplida tu jornada.
  • Cierra el navegador. Prohibido.
  • En cuanto a Twitter (o el messenger, aunque yo no uso de eso)… Creo que es mejor cerrado, pero la verdad es que yo lo tengo abierto y no me interfiere para nada.
  • Si tienes tiempo, escribe un poco por la mañana. Yo no lo tengo… Bueno, más bien no tengo el ánimo.
  • No te pares a pensar una frase. Sólo escríbela. Ahora no es el momento para corregir o tratar de lucirse. Esto va de escribir una novela en un mes, no de ganar el Nóbel de literatura. La calidad no importa. Si te gusta el resultado, ya podrás mejorarlo después.
  • Escribe sobre algo que te guste, algo en lo que te sientas cómodo. Si empezaste escribiendo, yo que sé, un drama familiar porque crees que eso tendrá más aceptación, dale la vuelta al tema y haz un giro inesperado: que en lugar de que el marido abandone a su esposa por otra mujer más joven, que la asesine y que esta se convierta en un zombie que trata de matarle (y comérsele, como no).
  • Si escribes después de tu jornada laboral, aprovecha los ratos muertos que tengas (en los viajes de ida y vuelta, en un descanso, etc.) para pensar en el rumbo que lleva tu novela. Si es posible, anticipa lo que vas a escribir esa tarde a grandes rasgos: que es lo que va a ocurrir, que pasará después, etc. Si es necesario, toma notas. No: si es posible, toma notas.
  • Insisto en el párrafo anterior: trata de ir con algo en la cabeza a la hora de escribir. Adelanta, aunque no sea por escrito, algo de la acción. Será menos doloroso luego.
  • Escribe antes de hacer cualquier cosa: si tienes un blog, escribe primero tu jornada de NaNoWriMo antes que un post; si tienes que, yo que sé, lavar la ropa, primero el NaNoWrimo. Te sentirás mejor mucho después. La procrastinación es una fiera bestia que se agazapa en los lugares más insospechados (por ejemplo, ver la tele para buscar inspiración).
  • Si dejas la escritura para muy tarde, al día siguiente levantarse será un calvario. Y cuidado, que el cansancio se acumula pero las horas de sueño no se recuperan.
  • No te aferres al contador de palabras. Es nefasto. Calcula cuanto ocupa la cantidad de palabras que debes escribir cada día y, cuando hayas llenado ese espacio, cuéntalas. Por ejemplo, yo utilizo OOo Writer y las 1.667 palabras que debo escribir ocupan aproximadamente dos hojas y media. Cuando las cubro, entonces hago la cuenta.
  • Por cierto, para contar palabras: selecciona todo el texto y ve a Herramientas > Contar palabras 🙂
  • Y el número de palabras que tienes que escribir por día es de 1667. Como mínimo, claro. Aunque si quieres dejar que se vayan acumulando… 🙁
  • Tal y como lo veo yo (y también lo decían en el FAQ del sitio), mejor ir con constancia todos los días que echarte a matar durante los primeros o, especialmente, los últimos. Al respecto, debo decir que el tercer día apenas escribí algo, y recién ayer pude ponerme al día. El esfuerzo para hacerlo ha sido considerable, y me ha servido de lección para esforzarme en mantener mi constancia diaria y, si es posible, en cada jornada arrebatarle unas pocas palabras a la jornada venidera.

Por cierto, una vez que haya terminado la novela, pienso subirla en formato PDF para quien se anime a leerla (y criticarla, destrozarla, patearla, meterle un virus…). Estaba pensando en ir blogueandola pero como que no me he terminado de animar (pereza, más que nada).

 

A todo esto: tras terminar esta maravillosa locura, espero hacerme más presente por este sitio, que anda un pelín abandonado y es un coñazo limpiar las telarañas cada vez que regreso.

Categorías: Escribir

4 comentarios

anticuario · noviembre 7, 2008 a las 9:45 am

Yo llevo un retraso brutal, estoy al nivel en el que debería haber estado el lunes. Es verdad que es complicado recuperar, pero es tremendamente divertido hacer sólo porque tienes que hacer.

Llegué a Nanowrimo porque lo leí aquí, y me parece una idea estupenda. Joder, hoy tengo un día espesito, no salen más que tontunas simplonas…

Yoriento · noviembre 7, 2008 a las 10:41 am

Podría ser una una entrada de consejos contra la procrastinación 😉

Iván Lasso · noviembre 7, 2008 a las 10:59 pm

@anticuario: ¡Ánimo! ¡Adelante, nadie nos puede detener! ¡Terminaremos nuestra novela, se ponga por delante quien sea (lo que sea)! 😉 Aún hay tiempo. Verás como te recuperas.
@yoriento: Pues mira, parece que lo son, oye. De hecho, cuando terminñe de escribirlos me di cuenta de que así era 🙂

Anonymous · diciembre 19, 2008 a las 10:59 pm

Yo no la voy a destrozar; pero prometo hacer un amago de corregirla con seriedad.
Es lo que me gusta hacer; de hecho, intento armar una web sobre el tema de las correcciones literarias para ganar clientes y escribir artículos sobre toda esa sangre, sudor y lágrimas que nos cuesta escribir algo que valga la pena. Yo incluida.
Reconozco que corregir es más fácil que crear. Aunque lo segundo se disfruta con creces.
Ánimo y cuélgala rápido, o envíamela a suma44@yahoo.es, y te daré mi parecer.

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *