De madrugada, subo a la azotea del edificio donde vivo y conjuro demonios que mando a los sueños de mis vecinos para que los conviertan en pesadillas. Es la única venganza que se me ocurrió por haberme nombrado presidente de la comunidad.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *