En una visita a un laboratorio, le picó una araña. Al llegar a casa, sintió mareos y nauseas. Vomitó todo lo que había comido y se acostó con fiebre. A la mañana siguiente, su tía encontró su cadáver pegado al techo.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *