Usa un cuaderno de notas para reforzar tu aprendizaje

Usa un cuaderno de notas para reforzar tu aprendizaje


Un modesto y tradicional método como es el de tomar notas nos puede servir para ayudar a nuestro cerebro a retener e interiorizar más información de la que conserva habitualmente.

A diario, estamos siendo bombardeados por información que apenas procesamos y que, rara vez, convertimos en conocimiento: Blogs, Twitter, Facebook… La inmensa mayoría de esa información pasa por nuestros ojos y llega hasta nuestras manos para convertirse en un simple “Marcar como leído”. Y la mayoría de esa mayoría merece ese destino.

Sin embargo, hay información que nos gustaría retener e interiorizar para aplicarla en el momento oportuno. Con este objetivo en mente, utilizamos aplicaciones de todo tipo para ir almacenando posts, artículos e incluso tweets que luego raramente revisamos. En lugar de dejar que la información se vaya por el sumidero del olvido, la metemos en un cajón de sastre digital prácticamente infinito, en una especia de pequeña Internet personal. No está mal, pero muchas veces es insuficiente.

bannerMBHS1

No hay duda de que la tecnología nos provee de abundantes herramientas que son muy útiles, pero a veces conviene retomar otras herramientas más clásicas que aún conservan su funcionalidad. En este caso, el papel.

Lo que te quiero proponer en esta ocasión no es usar una arcana técnica de memorización, sino algo más simple: poner en marcha en nuestro cerebro el mismo mecanismo que actúa, por ejemplo, cuando anotamos un número de teléfono. Citando a Carl Sagan en Los dragones del edén:

Si me dan un número y quiero grabarlo en la mente, lo más probable es que acabe olvidándolo o equivocando alguna cifra; pero si repito el número en voz alta o lo escribo en un papel, puedo recordarlo perfectamente. Ello significa sin duda que hay en nuestro cerebro una zona que retiene el sonido y la imagen, pero no el pensamiento puro.

Sí, se trata de algo tan sencillo como tomar notas. Obviamente, haciéndolo no vas a retener más información por arte de magia. Pero al menos, facilitarás a tu cerebro un punto de referencia visual al que regresar para recordar un dato, entre otras cosas. No vas a memorizar más, sino que vas a facilitar la asimilación de la información y su recuperación.

Crea tu cuaderno de campo

Para ello, haremos uso de una libreta o un cuaderno pequeño. Puedes comprar uno nuevo o, preferiblemente, reutilizar uno viejo al que le queden aún páginas en blanco. Eso sí, deshazte de las páginas viejas (que puedes reciclar de alguna forma). A esta libreta o cuaderno le llamaremos de ahora en adelante “cuaderno de campo”.

Por qué no usar un documento de texto digital

El acto de copiar y pegar nos sirve para conservar información. Pero en este caso no solo estamos conservando, sino que estamos estimulando a nuestro cerebro para se haga con ella, para que le haga sitio aunque sea en un pequeño rincón. Todo aquello involucrado en la toma de notas contribuye a que el amigo que tenemos dentro del cráneo registre con más eficacia la información y se prepare para procesarla: el acto de escribir a mano, el color de la tinta, la forma en que tomemos la nota (con dibujos u otras ayudas visuales), etc.

Ten cerca tu cuaderno de campo

Cuando estés navegando por la red, ten siempre a mano el cuaderno de campo y algo con lo que escribir. Cuando encuentres algo interesante, toma notas. Por ejemplo, si encuentras un post que contiene información relevante para ti, a medida que vas leyendo toma notas de lo que lees. Obviamente, también puedes hacer las acciones usuales para compartir en redes sociales, en Twitter, almacenarlo en Delicious… Pero lo principal es que tomes notas de las ideas más importantes.

Toma notas de todo tipo de contenido

Toma notas de todo lo que te parezca relevante, sea un contenido en texto, un vídeo, un podcast… Acostúmbrate a tener a tu lado siempre el cuaderno de campo. Todo es cuestión de costumbre.

Toma notas de la manera más cómoda

Al tomar notas, hazlo de la manera que te resulte más cómoda. No estás haciendo un trabajo para el colegio o la universidad; no estás elaborando ningún informe para el trabajo. Simplemente, estás facilitándole a tu cerebro la absorción de información y su conversión en conocimiento. Utiliza las herramientas de anotación que consideres más prácticas: mapas mentales, dibujos, frases sueltas, etc.

Utiliza tu propio método de organización

Utiliza el método de organización que más te convenga y con el que te sientas más cómodo. Es decir, que puede ser ninguno: toma notas una detrás de otra, encabeza las notas con el nombre del tema, usa hashtags, escribe en páginas diferentes según el tema de que se trate… El objetivo es que el proceso de anotación te resulte cómodo y sea lo más fluido posible. Si cada vez que vas a anotar algo tienes que pararte a pensar a que categoría pertenece, que “etiquetas” ponerle, donde debe de ir, etc., tarde o temprano terminarás por desistir de anotar nada por lo pesado del proceso.

Pros

  • Existen más posibilidades de que retengas en la memoria más información que tan sólo leyendo y, desde luego, más que escaneando los textos.
  • En todo caso, llevarás un registro de los puntos más importantes de los contenidos que más te hayan llamado la atención y podrás ojearlos con más rapidez que en un listado de enlaces.

Contras

  • En este método, la comodidad prima sobre la organización, que se sacrifica en virtud de generar el hábito de anotar. Y no solamente eso, sino que el objetivo es que la anotación no te consuma demasiado tiempo y se convierta en algo prescindible que caerá cuando quieras reorganizar tus hábitos. Por ello, es posible que la información que acumules sea luego difícil de localizar y rastrear.
  • Te consume un poco más de tiempo que el escaneo/lectura habitual de contenidos.

IMAGEN: Dvortygirl

Esta entrada se publicó por primera vez en el desaparecido blog ControlEfe, siendo luego rescatada en Mutatika, sitio también desaparecido, y puede haber sido editada para esta ocasión. Si quieres saber por qué vuelve a salir aquí, en esta otra entrada tienes la explicación.

Deja un comentario