Y va Rinzewind y lo dice clarito:

La periodicidad a) no es necesaria, y b) se puede terminar convirtiendo en una obligación que hace que falten ganas. Ese sitio estupendo que tenemos para escribir lo que nos dé la gana cuando nos dé la gana se convierte de repente en una hoja en blanco que hay que llenar una vez cada 24 horas, y la cosa deja de ser tan divertida. Aunque yo escribo por aquí (casi) todos los días, es simplemente porque suelo encontrar un hueco para contar aquellas cosas que voy encontrando que creo que merecen ser compartidas, o simplemente para desbarrar sobre temas varios; pero sé que si un día no lo hago no va a caer el cielo sobre nuestras cabezas. Yo jamás me eché una siesta cuando mi madre me obligaba a ello de pequeño para que dejase de dar el coñazo las tardes de verano, pero luego, cuando podía hacerlo si me apetecía, me iba a dormir por mi cuenta y ya soy todo un profesional.

Según qué blog y, sobre todo, para qué existe, la periodicidad puede ser un requisito o no. Lo taché pero lo dejo, porque no quita que sea verdad. Lo que pasa es que me suena tan de gurú…

Lo cierto es que la periodicidad siempre es una opción. Pero, como dice Rinze, cuando la cosa deja de ser divertida, debe ser el primer lastre que debes soltar.

Categorías: Blogging

3 comentarios

deugarte · agosto 19, 2010 a las 3:55 pm

Toda la razón, la obsesión periodicista, decirle a la gente que no se puede ir de vacaciones sin dejar posts programados, azuzar a los blogueros a escribir más posts, más breves, cada menos tiempo etc. viene de una concepción comercial: mostrar más banners, conseguir más visitas… personalmente creo que es contraproducente. Los lectores habituales de un blog lo leemos desde la feed que ya nos avisa de cuando actualiza, si de repente ves que en un par de días se te ha generado una cola de 200 posts es cuando te da pereza y acabas dándote de baja.

Pablo (Otakupahp) · agosto 19, 2010 a las 4:25 pm

Estoy completamente en DESACUERDO :p

La periodicidad de un blog persigue un solo objetivo, la consistencia.

Cuando tu blog es consistente tus lectores aprenden a esperarte y a extrañarte, pero si no deseas nada de eso. Publica cuando te apetesca, simplemente procura que no sea cada 3 o 4 meses o se olvidarán que existes.

Diana · enero 28, 2013 a las 5:22 pm

Si señores, tienen razón, o sea que ni tanto que queme al santo,
ni tan poco que no lo alumbre.
Gracias y espero que con mi nuevo blog me vaya bien, (y disculpen por el mi), sea bueno o por lo menos le aporte útilidad a alguien.
Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *