Cada vez lo tengo más claro: sea de pago o gratuito, si quieres que descargue tu libro, ofréceme una muestra primero, déjame ver sus tripas. No me vengas con monsergas vendedoras de lo maravilloso que es tu texto. Con algo descriptivo, me vale. Y después, déjame echarle un vistazo a sus páginas.

En el caso de la ficción es fácil: puede ser el primer capítulo, las primeras cincuenta páginas, lo que sea. En el caso de no ficción, puede ser (además del índice), de uno a tres capítulos seleccionados, sin necesidad de que sean en orden (con más razón si cada capítulo es autoconclusivo).

¿Y por qué si es gratis también debes ofrecerme una muestra? ¡Porque no está el horno para perder el tiempo en cualquier bollo! Por muy gratis que sea algo, estoy invirtiendo mi tiempo en ello. Siempre inviertes tu tiempo. Y el esfuerzo de leer. En ocasiones, incluso inviertes otras cosas como dinero (al que le damos más valor que a nuestro tiempo y esfuerzo, pero eso es otra historia).

Yo soy de los que sufren un impulso irreprimible cuando ve un libro colgado en la red y dice «Descarga». O más bien, lo sufría: la carga de conciencia generada por una carpeta llena de PDFs que languidecerán hasta que necesite del espacio que ocupan ha contribuido bastante a recuperarme. Ahora, me lo pienso dos veces antes de descargar. Y cuando me lo he bajado, me lo pienso tres antes de leer.

Porque hay mucho, pero que mucho que leer. Y si me ocultas el interior de tu texto, lo más posible es que no le de una oportunidad. Pero si me muestras algo, aumentas las posibilidades de que me interese en él. Considéralo, en serio. Estoy seguro de que cada vez hay más personas que piensan como yo. Y en cualquier caso, no pierdes nada con hacerlo y desarrollas el potencial para ganar mucho.


1 comentario

Azufre · junio 11, 2012 a las 10:50 pm

Soy una lectora voraz de literatura, sobre todo de ficción. Y con los años me he tenido que hacer con un ebook, porque muchas veces la biblioteca de mi ciudad no tenía lo que andaba buscando.
Pues bien, acepto que soy como tú, por lo que leo. Cuando descargo algo o empiezo cualquier libro, siempre doy el margen de leer las primeras 50 páginas, que es tiempo más que suficiente para saber si algo merece la pena o es mejor dejarlo en el tintero.

Me ha gustado esta entrada. Pienso exactamente igual que tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *