Mayúsculas en el correo electrónico

Por qué los cómics usan siempre mayúsculas en el texto


El otro día, publiqué una página en una de la colección de Mis cómics Google+ que contenía esta viñeta:

Mayúsculas en el correo electrónico

Y un usuario dejó el siguiente comentario:

Lo curioso es que la viñeta esta escrita toda en mayúscula

Me hizo gracia porque tenía razón. Entonces, me acordé de las consideraciones que estuve haciendo cuando decidí cambiar algunos de los elementos de mis cómics. Una de ellas fue plantearme si usar mayúsculas o minúsculas. Porque, oh ciego de mí, al pensar en cambiar de tipo de letra, me di cuenta de que hoy en día el usar mayúsculas en los bocadillos o globos de texto no está tan extendido como antes.

Y digo ciego porque, a pesar de haber leído varios cómics que usaban minúsculas (con mayúsculas en donde tocaba), en mi cabeza la rotulación de un cómic siempre era en mayúsculas.

Una pequeña disgresión: la rotulación fue siempre un arte infravalorado. En el caso del cómic estadounidense mainstream (que es con el que yo me crié, entre otros), nunca le parabas bola a la rotulación excepto cuando era mecánica, que entonces te chirriaba estruendosamente. En aquellos tiempos —hablo como lector—, el rotulista era ese señor cuyo nombre aparecía al final de los créditos (si es que aparecía). Sí, era el encargado de poner las letras en los bocadillos y que fuesen legibles, cosa nada baladí. Pero tú como lector dabas por supuesta la calidad de su trabajo. No te parabas a considerarla como si hacías con el dibujo, el guión, el entintado o el color. Pero fíjate si era importante, que la rotulación manual terminó formando parte intrínseca del cómic, tanto que ahora seguimos replicando el estilo aunque la rotulación se haga por computadora.

Pero volviendo al tema de las mayúsculas, al leer el comentario que aquel usuario me pregunté por qué la rotulación de los cómics siempre se ha hecho principalmente en mayúsculas sostenidas. Entré a Google, busqué y, como no, en Wikipedia encontré una respuesta:

Cuando la rotulación era manual, rotular solo con mayúsculas ahorraba tiempo y esfuerzo porque requería dibujar solo tres guías mientras que las minúsculas requerían cinco.

Claro, lees esto y dices «Aaah», con la boca muy abierta. Y luego añades «¿Qué? ¿Guías? ¿De qué habla?» y sigues el enlace a la fuente de esa información y descubres que hace referencia a las líneas que se trazaban usando una herramienta llamada Ames Guide. En este vídeo se puede ver como se usa:

Así que ahí está el origen del uso de las mayúsculas sostenidas: ahorrar tiempo, esfuerzo y, como no, espacio (en el cómic siempre se busca un equilibrio entre el texto necesario y el dibujo). Como dicen en el artículo de Multiversity donde se explica todo esto, más tarde se encontraron algunas razones adicionales que justificaban conservar su uso. Una de ellas, por ejemplo, era que, dado que se usaba tanto papel como tinta de baja calidad, era normal que las letras se corriesen, y si sucedía esto, el texto conservaba mayor legibilidad al estar en mayúsculas. Bueno, las mayúsculas resultaban más fáciles de leer en general, aunque especialmente en tamaños pequeños.

Recordemos que aquí estamos hablando de la industria del cómic mainstream de EE. UU. Pero creo que es extensible al resto del mundo. He estado echando un ojo a cómics europeos de varias épocas y me he encontrado también con el uso de mayúsculas constantemente. Claro, hay excepciones como en el cómic de autor, por denominarlo así. El más patente es el de Herge en Tintín (el cual, por cierto, parece que empezó usando mayúsculas para pasarse luego a las minúsculas).

El mejor chiste del mundo mundial

Con el tiempo y el avance de la tecnología, esta práctica fue cambiando, aunque continúa profundamente arraigada hasta el día de hoy. Queramos o no, inconscientemente vinculamos el cómic con la rotulación en mayúsculas. Estoy seguro de que si le pidiésemos a cualquier lector de cómics promedio que escogiese un tipo de letra para un cómic, terminaría eligiendo una que tuviese solo mayúsculas.

Tengo la impresión de que, hoy en día, se usan tanto mayúsculas sostenidas como minúsculas en la rotulación (uso «minúsculas» para referirme por extensión al uso normal y reglado, poniendo mayúsculas cuando y donde corresponde). A veces se mezclan para conseguir diferentes efectos, e incluso se cambia el tipo de letra cuando está hablando uno u otro personaje (como en el caso de Thor en Los Vengadores). Sin embargo, se sigue tendiendo a usar solo mayúsculas. ¿Tan solo por tradición? Yo diría que sí, aunque hay también un argumento a favor de usarlas que se basa en la legibilidad. Volviendo de nuevo al artículo de Multiversity, allí se dice:

Ha habido muchos estudios, muchos análisis y muchos resultados ambiguos. Aquí está lo que dice la investigación más relevante respecto a los cómics: con el mismo tamaño de letra, las mayúsculas se leen más rápido y se entienden mejor que las minúsculas [mixed cases en el original], con la advertencia de que la legibilidad desciende con la longitud del texto. Por lo tanto, las mayúsculas funcionan para bocadillos de textos cortos y vallas publicitarias pero no para novelas.

Por lo tanto, y resumiendo, resulta que se empezaron a usar las mayúsculas en el cómic porque resultaba práctico: ocupaban menos espacio que las minúsculas y eran más legibles, sobre todo en algunas condiciones generadas por los materiales utilizados. Cuando la tecnología avanzó lo suficiente como para que los factores anteriores no fuesen determinantes, la tradición y la costumbre contribuyeron a la inercia de seguir utilizándolas. Según algunos estudios, el uso de mayúsculas beneficia la legibilidad, sí, pero la tecnología actual permite usar minúsculas sin que la legibilidad se vea afectada. De manera que, al final, termina siendo una decisión de la compañía que publica el cómic o de los creadores usar unas u otras.

Curioso, ¿no? ¿Tienes más información al respecto o alguna opinión? Recuerda que puedes dejar cualquiera de las dos cosas aquí abajo, en los comentarios.

Deja un comentario