lmproulx_computer.pngYo aprendí HTML por medio de Internet. En aquellos días, ni siquiera tenía Internet en casa. Recurría a la conexión de mi trabajo y, ocasionalmente, a cafés-net. ¿Y por qué aprendí ese lenguaje? Simplemente porque quería hacer una página web.

El verdadero autodidacta es aquel que llega a desenvolverse en su campo de acción con solvencia, administrando por sí solo las fuentes de información que utiliza para alcanzar el conocimiento. Un autodidacta aprende lo que aprende porque quiere aprenderlo, y quiere aprenderlo porque sabe que es necesario. La obligación y la voluntad se funden en una unidad indistinguible.

Todos somos autodidactas en mayor o menor medida. Algunos hemos escogido este camino como la vía principal de aprendizaje por diferentes circunstancias personales, a veces incluso ajenas a nuestro control; otros, tras una educación formal, ven que ésta ya no les puede ofrecer nada que combine con sus actuales intereses, por lo que continúan adelante por sus propios medios. En los dos casos, la tarea de aprender es dura pero satisfactoria. Dura, porque se carece de guía y en ocasiones el camino del conocimiento es como cruzar la espesura de la jungla abriéndose paso con una navaja; satisfactoria, porque adquirimos el conocimiento por nosotros mismos, lo cual siempre es algo que nos llena de orgullo: somos nuestros propios constructores.

Ahora bien, sea la razón que sea la que nos lleva a la formación autodidacta, hay algo que siempre tenemos todos en común: para aprender algo, tenemos que saber que es ese algo, tenemos que identificar nuestras necesidades con claridad para evitar en todo lo posible las desviaciones de nuestro objetivo final de aprendizaje. Es fácil perderse cuando queremos aprender por nosotros mismos. Las fuentes de información son muy numerosas y tenemos que ir seleccionándolas con cierto criterio. Afortunadamente, la existencia de los blogs facilita que podamos encontrar con más facilidad aquellas que nos sean más útiles.

El autodidacta aprende algo porque tiene un objetivo. Igual que yo aprendí HTML porque quería hacerme una página web, igual que me he leído unos cuantos libros sobre escritura y lenguaje porque me gusta escribir, cualquiera tiene un fin concreto para el que necesita aprender unas determinadas cosas.

Me voy a lanzar y voy a enumerar una serie de pasos que, en mi opinión, debe seguir un autodidacta, o que por lo menos son los que yo he seguido y que me han dado resultado:

1- Identifica tu objetivo: ¿Escribir un libro? ¿Tener una web? ¿Hacer un programa? ¿Rodar un corto?

2- Identifica tus necesidades: ¿Qué necesitas aprender? Si quieres hacer, por ejemplo, un podcast, tendrás que saber algo de edición de sonido, pero tampoco te vendría mal unas nociones sobre locución.

3- Investiga y busca tus fuentes: No se trata solamente de encontrar libros sobre el tema. Recurre a los blogs. Encuentra blogs dedicados al tema que te interesa y suscríbete a ellos: son una fuente de información permanentemente actualizada. Y recuerda que la actualización debe ser una de tus características principales.

4- Aplica lo aprendido: Si estas aprendiendo a hacer un podcast , haz uno de prueba y publicalo; si estás aprendiendo a escribir cuentos, crea un blog y compártelo; si estás haciendo una web, llega hasta un punto aceptable y súbela.

5- Y aquí entramos en un bucle que nunca termina: vuelve al punto número 3 y repite desde ahi. Siempre. Incesantemete.

En resumen: si quieres formarte de manera autodidacta, tienes que identificar primero que es lo que necesitas aprender. Una vez identificadas esas necesidades, busca tus fuentes. Lee y aplica lo que lees. No tengas miedo de experimentar: lánzate a la aplicación práctica, pero nunca dejes de lado tus fuentes.


Technorati : , , ,
Del.icio.us : , , ,

Categorías: Varios

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *