Pasa las videoconferencias a audio, sean tuyas o de otros

Pasa las videoconferencias a audio, sean tuyas o de otros


Me encanta el audio. Es un formato del que disfruto habitualmente, ya sea con radio online (las menos de las veces) o con podcasts (las más). Y es un formato que me parece completamente desaprovechado. Sobre todo en un caso concreto: las videoconferencias. Y me explico, que dicho así sé que no suena bien del todo.

Los Hangouts de Google han propiciado que se realicen muchas charlas públicas, algunas muy interesantes. Eso de no tener que recurrir más que a tu navegador (plugin mediante, eso sí) y que además luego el vídeo se quede colgado automágicamente en YouTube (además de transmitirse en directo y poder interactuar con los participantes vía chat) ha animado a más de uno. ¿Y por qué? Porque, sobre todo, facilita el trabajo.

Hacer una tertulia sobre un tema en vídeo y hacerla de forma que resulte atractiva visualmente conlleva mucho trabajo. Los Hangouts han bajado la dificultad casi hasta el suelo. El sistema automático de cambio de cámaras entre quienes estén hablando es una solución fantástica. Nada nuevo, si no me equivoco, pero fue uno de los factores que contribuyó a la aceptación de la herramienta.

bannerMBHS1

Pero aún así, resulta insuficiente, porque el resultado final que obtenemos es… Caras rotando. O poco más, dependiendo de la disposición de la cámara de cada uno. Bustos parlantes. Y eso, visualmente, tras un rato resulta un poco aburrido.

No quiero que se piense que estoy criticando a quienes usan los Hangouts de manera habitual. Sé perfectamente el trabajo que conlleva hacer cualquier producto de este tipo y usar una herramienta así resulta enormemente práctico para poder realizar algo que, de otra forma, jamás se hubiera hecho (por tiempo, dinero, inexperiencia, etc.).

Pero no nos engañemos: ¿quién, viendo un Hangout de estas características, no ha abierto otra pestaña y ha comenzado a navegar por sitios que no requieran mucha atención y solamente ha empezado a escuchar? A lo mejor no siempre, a lo mejor no porque nuestro ancho de banda o nuestra máquina no dan para eso. Pero las ganas no faltan.

Por eso, querido hangoutero, te quiero proponer algo: convierte a audio tu vídeo. Sí, incluso si de vez en cuando aparecen imágenes que refuerzan lo que se está diciendo o alguna captura de pantalla ilustrativa (obviamente, esto no se aplica a tutoriales). Y claro, una vez convertido, súbelo a alguna plataforma para difundirlo (por ejemplo, Ivoox, centrada solo en audio).

De esta forma conseguirás dos cosas: una mayor difusión para tu proyecto y darles más opciones de acceso a tus usuarios, algo que redundará en tu reputación.

Sé que hay gente que hace eso, pero me parece que no hay tanta como debería haber. De ahí esto que estoy escribiendo.

Y si no eres hangoutero, solamente un usuario corriente y moliente, te animo a que entonces, cuando te encuentres una tertulia de este tipo, sopeses la posibilidad de convertir el vídeo en audio para poder escucharlo en tu dispositivo más tarde y en el momento que te convenga, sin necesidad de estar delante del monitor y gastando menos batería si, por ejemplo, te lo has pasado al móvil.

La ventaja del audio es la que acabo de decir: no te ata al monitor y, sobre todo, te permite hacer otras cosas al mismo tiempo. Por ejemplo, a mí me gusta hacer las tareas domésticas mientras escucho podcasts o vídeos convertidos a audio. También puedes escucharlos mientras viajas, o corres, o montas en bici. Cada uno es cada cual.

Hacer la conversión es muy sencillo. Herramientas para hacerlo hay muchas: basta con buscar en Google. VidtoMP3 es una que he probado de vez en cuando y me ha ido bien. No tienes que hacer más que pegar la dirección del vídeo, darle a «Download», esperar a que se haga la conversión y luego descargar el resultado. De la misma forma (más o menos) funciona otro sitio que suelo utilizar con mucha más frecuencia: Peggo. Y claro, siempre podemos recurrir a la opción más «local»: descargarte el vídeo (de nuevo, todo es cuestión de buscar la herramienta para ello, que hay muchas: yo en Firefox uso Flashgot) y después convertirlo con Audacity (que es gratuito). Es más laborioso, aunque no mucho, y requiere un poquito más de conocimientos, pero no tantos. Por ejemplo, si tienes dudas acerca de como convertir archivos con Audacity, aquí tienes una explicación. Es para hacerlo con varios archivos a la vez, pero vale para hacerlo con uno solo (seleccionando «Exportar» en lugar de «Exportar múltiple»).

Comprendo perfectamente que el trabajo de edición suele ser el más pesado a la hora de elaborar un producto de audio o vídeo. Pero teniendo ya el material de base (el Hangout), no se necesita otra cosa que convertirlo de alguna manera en audio y subir el resultado a la plataforma elegida (insisto en Ivoox).

Por lo tanto, querido hangoutero, te animo a que hagas la prueba con esta conversión. No perderás mucho tiempo en ella pero quizá consigas ampliar tu audiencia. Y le harás la vida más fácil a algunos de tus usuarios. Y tal vez también a mí 😉

Esta entrada fue publicada primero en Medium, dentro de mi extinta publicación Apuntes frágiles, el 14 de marzo de 2015. Todavía sigue en Medium, pero ahora está aquí.

Deja un comentario