Qué es opt-in y qué es opt-out

Qué es opt-in y qué es opt-out


En muchas publicaciones sobre tecnología se suelen utilizar habitualmente los términos «opt-in» (u «optin») y «opt-out» (u «optout») al referirse a cambios que se producen en servicios, principalmente de la web. Pero, ¿qué significan? Veámoslo rápidamente.

«Opt-out» hace referencia a características, funciones, cambios, etc. que son activados por defecto pero que cuentan con una opción para desactivarlos. Es decir, que «opt-out» significa que es opcional salirse. Sí, como cuando nos dicen «Si quiere dejar de recibir estos correos, haga clic aquí».

«Opt-in» es entonces lo contrario: características que están desactivadas por defecto y que si queremos contar con ellas debemos activarlas nosotros.

bannerMBHS1

Aunque lo lógico sería que casi todas las funciones de un servicio fuesen «opt-in» y que nosotros las activásemos si quisiéramos, se ha vuelto una práctica habitual que muchas vengan activadas por defecto. A veces, es por simple comodidad de cara al usuario, pero en otras ocasiones es por conveniencia del servicio, pues saben que los usuarios no activarán la característica por ellos mismos. Un ejemplo es la del uso de nuestro nombre en publicidad de Google.

Estos términos también se suelen aplicar en otros campos fuera del tecnológico, como se puede suponer. Y es que la práctica del «opt-out» no se restringe únicamente a la red y en muchas ocasiones no es visto con muy buenos ojos que digamos.

Esta entrada se publicó por primera vez en el desaparecido blog Mutatika, y puede haber sido editada para esta ocasión. Si quieres saber por qué vuelve a salir aquí, en esta otra entrada tienes la explicación.

Deja un comentario