Cuando el cirujano se encontró aquel reloj cosido al corazón que tenía que operar, le dio cuerda disimuladamente y después cerró el pecho tratando de ocultar su nerviosismo. El paciente se recupera sin ninguna novedad. El cirujano, no.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *