El archivo en el que estoy escribiendo este texto (mañana lo subo) tiene el descriptivo nombre de “002”. Como me descuide y me olvide, a la hora de ordenar los archivos, me cagué. Bueno, por lo menos está en una carpeta llamada “Blogs”, sumamente descriptiva también, pero que ya da una orientación. Pero, ¿serán mis intentos de bloguear o se refiere a los blogs de otros con los que, en mi compulsiva acumulación de información, voy abarrotando mi disco duro?

Coño, y luego diré que este post me ha quedado largo. Y seguiré sin nombre.

Bueno, veamos que resultado he obtenido por esos archivos de dios…

– “La silencia”. Lo anoté como un nombre interesante. Pero no puede ser para un blog, sobre todo si lo que quiero hacer es hablar… Claro, que dándole un giro contradictoriamente metafórico… No, no.

– “Verkanore”. Perteneciente a cuando sacaba nombres de los lenguajes de Tolkien. Significa “Tierra salvaje”, pero capaz que hasta está mal construido. Pero ya me imagino para dar mi dirección… “Uve… de Vecino” o – dependiendo de a quién – “Ve pequeña… No, pequeña, uve… No, sin uve doble… digo, doble ve, delante, sí, ve pequeña…”. Y eso sin contar la que se armaría al llegar a la ka.

– “Hijos del carnaval”. Ese mola… digo, está chévere, digo… bueno, que me gusta. Pero no tiene nada que ver con esto. ¿O sí? A ver, apuntémoslo como posible.

– “Historias de cuernos y lamentos”. ¡Coño! ¿En qué estaba pensando yo cuando se me ocurrió eso? Además, me da yu-yu, que con eso de las autoprofecías no se juega (ya sé con que cara me va a mirar alguien que yo me sé cuando lea esto).

– “El templo del silencio”. Joder, que manía con el silencio. Capaz que si dejo el blog vacío, funciona. ¡Oh, que propuesta tan postmoderna y trasgresora! (si ya lo digo yo, soy de avanzada porque me gusta estar el primero en las colas)

– “El club de los imposibles”. Sugerido por la canción del mismo nombre de Bumbury. Pero como que no, que yo lo asocio a otra cosa.

– “El día en que yo maté a Alan Moore”. Este me parece cojonudo, pero para lo que lo pensé, un cómic sobre un guionista que… Uy, si hablo de algo que todavía no existe… ¿es spoiler?

Pues se acabó el archivo y nada… Y en otro, encuentro:

– “Proyecto Hipatia”. Una idea que deseché porque otros lo estaban haciendo mejor y con más recursos que yo. Además, el nombre más sobado de Internet.

– “Def Con Uno”. Sí, inspirado por el nombre del grupo “Def Con Dos”. Vamos, el colmo del a originalidad, sobre todo en lo referido a la temática de lo que pensaba hacer…

Joooder… ¿Será hora de hacer algo con respecto a este problema de los nombres?

Categorías: Varios

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *