La charla de Jorge Lanata


Con un poco de atraso, pero aquí está mi comentario sobre la charla que dio Jorge Lanata ayer, 4 de septiembre, en Quito.

Con toda su orondez colocada detrás de una exigua mesa, armado con tabaco suficiente como para tener siempre un cigarrillo en la mano (“no voy a donde no me dejan fumar”, “estoy en mi rinconcito cancerígeno y no molesto a nadie”), Jorge Lanata dividio el encuentro en dos partes: su propio monólogo y las preguntas de los asistentes.

A pesar de que las casi dos horas que duró el acontecimiento estuvieron repletas de argumentos y comentarios muy interesantes, para mí fue la primera parte, su intervención en solitario, la más importante: todo lo que se dijo después, estuvo condensado ahí. Muchas cosas me llamaron la atención, y lamenté profundamente no haber cargado el reproductor mp3 para grabar todo lo que se dijo. En un principio, comencé a tomar notas. Pero me temo que soy malo para eso o que no debería de haber usado la palm para ello. Sin embargo, lo que anoté resultó ser algunas de las cosas más interesantes.

bannerMBHS1

Me encantó lo que dijo sobre que “no existe el genio incomprendido”, porque es verdad. El genio, si lo es, tarde o temprano se revela, y suele ser más la primera que la segunda. Reflexionó acerca de la educación periodística en las universidades, y sus comentarios fueron un tirón de orejas que ojalá le haya hecho reflexionar a más de uno. Me llamó especialmente la atención su comentario acerca de la inexistencia de escuelas de periodismo, refiriéndose con esto a la ausencia de publicaciones en las que los periodistas nóveles (con o sin formación académica) pudieran convertirse en profesionales, aprendiendo por el camino.

Poco fue lo que dijo acerca del periodismo “electrónico”, los blogs e Internet, pero lo que dijo no me decepcionó. En alguien con su claridad de visión, era de esperarse que viese en la web el siguiente camino por el que ha de desarrollarse la actividad periodistica, y que viese con optimismo que la comunicación se desarrollase de abajo a arriba, y no de arriba a abajo.

Apeló al periodismo que se fundamenta en las pruebas, en las evidencias, y no en los rumores, y despreció el fenómeno de la gente del espectáculo metida a presentador de televisión, indicando que se trataba de cosas pasajeras que no duraban mucho.

Hubo un momento agridulce: un profesor universitario “acusó” de que su revista “Página12” “era de judíos”. Sí, sí, acusó. ¿Se puede acusar a alguien de ser de una religión o de otra, de haber nacido de una raza o de otra? La respuesta de Lanata fue con una pregunta que quien intervino no contestó: “¿Eso es malo? ¿Por qué?”. Y añadió: “Yo soy judío. Personas como usted son las que mataron a mi familia en Auswitch”.

En resumen, un evento al que desde luego valió la pena ir. Los alumnos con los que acudí salieron encantados. Y, respecto a esto, me pareció una pena que de colegios sólo estuviesemos el SEK (vinculado con la universidad que co-organizaba el evento) y nosotros.

Este sábado, en Teleamazonas, pasarán la entrevista que Jorge Lanata le hizo a Rafael Correa. Eso no hay que perdérselo.


Technorati : , ,

Deja un comentario