Lo decía Dennis O’Neill en «The DC Comics Guide to Writing Comics», repitiéndolo hasta la extenuación: «Rara vez hay una sola manera absoluta, indiscutible e intachablemente correcta de hacer algo». Creo que esta es una afirmación que conviene tenerla como precepto en al vida en general pero sobre todo en lo que se refiere en el mundo de la escritura, donde se aplica lo de que «cada maestrillo tiene su librillo».

Es por eso que me gusta tanto echarle un vistazo al librillo de cada maestrillo: para ver si me encuentro con algo que encaje en el mío. Al respecto, traigo un extracto que me llamó la atención, pero no de un librillo, sino de un «podcastillo», concretamente el podcast «Guiones y guionistas», de David Esteban Cubero. David entrevistó al reputado guionista, director y escritor Daniel Tubau e hizo con él dos episodios muy interesantes de su podcast que llamó «Los mundos del guionista según Daniel Tubau». Abajo dejo ambos episodios insertados.

En el segundo de los episodios, concretamente desde el minuto 9:55 hasta el 11:38, Daniel dijo algo muy interesante que he transcrito (con muletillas y latiguillos incluidos, que no me he atrevido a meterle mucha mano a sus palabras) para compartirlo y, sobre todo, para ver si se me mete en la cabezota de una vez por todas, porque para mí al menos no es nada que no haya oído antes. Aunque hace referencia al mundo del guión, ni que decir tiene que es aplicable a la escritura en general, a pesar de que en el caso de la prosa supongo que se podrían hacer ciertos matices en los que no voy a entrar ahora. Más que nada porque lo que quiero es incidir en la idea principal, que es la importancia de tener un primer borrador cuanto antes. Daniel dice que el guión hay que…

Hacerlo de principio a fin cuanto antes. Es decir, si te encargan un guíon de 40 escenas intentar escribir las 40 escenas de cualquier manera, como un churro espantoso, lo que sea, mal, con huecos, con cosas sin explicar, pero que llegues hasta el final, porque eso te va a dar la visión de conjunto y además le va a decir a tu cerebro «Tengo que trabajar sobre todos estos problemillas que han ido saliendo». Sin embargo, si lo haces al día y cada día haces las escenas correspondientes, pensando que cumples un horario y tal, seguramente el miércoles o el jueves te vas a encontrar con que dices «Me queda poco tiempo, han surgido problemas que no contaba con ellos, de pronto tengo que cambiar cosas y ya no me da tiempo» ¿no? Hacerlo mal cuanto antes yo creo que es fundamental, hacerlo de principio a fin, hacerlo mal cuanto antes.
(…)
También es una manera de que… Cuando tú todavía no lo tienes todo, tienes un montón de problemas, muchísimos problemas, que no sabes si son muchos o son pocos de hecho, son una abstracción ahí de lío y tal. Cuando ya lo has hecho de principio a fin ya tienes una masa sobre la que trabajar y con esa masa de pronto tienes una perspectiva, ya vas viendo que te falta mucho, que falta poco y trabajas sobre algo. Es más fácil trabajar sobre algo… Decían los griegos aquello de «El principio es la mitad de todo». Lo difícil realmente es empezar, por lo tanto hay que empezar de cualquier manera pero ya has empezado y ya al día siguiente pues ya continuarás, ya te saldrá y tal. Yo creo que eso es fundamental.

Supongo que esta idea es discutible y que más de uno puede poner sus peros. Pero, vaya, que a mí me encaja. Eso sí, después de haber hecho una planificación previa, que para mí es imprescindible. Pero con una sinopsis más o menos completa, creo que el siguiente paso es tirar para delante y llegar hasta el final lo antes posible. Y después, a meterle mano al texto.

Antes de que me olvide: aquí dejo los dos episodios. Recomiendo escucharlos. Y también suscribirse al podcast de David, que trata temas muy interesantes, muchos de ellos aplicables también para el mundillo de la escritura de prosa de ficción.


2 comentarios

Daniel Tubau · abril 22, 2020 a las 5:30 pm

Saludos. He aparecido en tu página buscando consejos para compilar un EPUB en Scrivener, y al ver tus otras entradas, he visto esta y me he dicho: «¡Qué interesante!» Y resulta que cuentas lo que le conté a David. Me alegro de que te haya sido útil. A mí creo que me serán muy útiles tus consejos para compilar (¡que realmente asusta el asunto a primera vista!). Felicidades por la página

    Iván Lasso · abril 22, 2020 a las 9:06 pm

    Hola, Daniel. Caramba, de verdad que es todo un honor que te hayas pasado por aquí y que hayas dejado un comentario. Muchas gracias por tus palabras. Espero que te haya sido útil mi pequeño tutorial «rápido y sucio» al final o al menos que te haya orientado en algo. No creo que tanto como tus libros me orientaron a mí, en especial «El guión del siglo XXI», cuyas reflexiones me abrieron mucho los ojos y al que debo una relectura. Y tengo en el punto de mira (o sea, mi lista de Amazon) «El espectador es el protagonista», al que le tengo muchas ganas y a ver si cuando la crisis afloje me hago con él.

    Jo, que me hace mucha ilusión tu comentario, coño. [modo fanboy emocionado off]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *