Hola, mundo


Hola, mundo

Casi quince días después de iniciar la mudanza, creo que ya está este sitio en condiciones como para dar una bienvenida como es debido.

Hola, mundo.

bannerMBHS1

Tras seis años de albergar mi presencia principal (que no la más movida ni la más actualizada) en la web dentro de Blogger, la decisión de decisión de Google de cerrar Reader, su lector de feeds, me ha llevado a tomar una decisión que venía considerando desde hace un tiempo: mudarme a un hosting+WordPress propio. Independizarme, como quien dice.

No pienso entrar en el tema de Reader. Aunque por la red no he dicho mucho, en persona he pataleado frente a quien ha tenido la desgracia de cruzarse conmigo y el tema ya me agota. Pensaba soltar una soflama contra Google, pero me da pereza. Algún día, tal vez. Cuando vuelvan a hacer una similar. Que la harán, no tengo la menor duda.

El caso es que desde hace un tiempo llevaba bullendo en mí el interés por iniciar un sitio propio, pero no me terminaba de decidir. Me paralizaban las dudas: ¿debía crear un nuevo sitio o mudar el blog que ya tenía? ¿Debía de agrupar todo el contenido que tenía desperdigado o simplemente comenzar de cero? Al final, los acontecimientos me empujaron a decidirme: mudo el blog, agrupo todo el contenido, redirijo lo que pueda redirigir y hala, pa’lante. Así es como nace ivanlasso.info.

Antes de continuar, como es de bien nacidos ser agradecidos, tengo que dar mi agradecimiento a Juan Calderón, quien me está apoyando con el hospedaje. Juan se dedica al diseño web y al desarrollo digital. Podéis contactar con él en su página o en la de su estudio, Kooltivate.

Aquí, de una forma de otra, peleándome con código, temas y plugins, terminaré publicando todo el material que vaya generando. Con excepción de los tutoriales en cómic, que irán donde siempre: a Proyecto Autodidacta. Libros, tiras como “Todos menos tú”, cuentos y microcuentos terminarán con sus huesos virtuales en este lugar. De hecho, ya lo están. Los blogs de “Todos menos tú” y “Micronte” se han mudado acá. Todavía no he notificado nada por aquellos lares, pero espero hacerlo en algún momento porque ya no voy a publicar nada por allí.

En principio, la mudanza ha ido bien, aunque no exenta de tener que hacer algunos trabajitos manuales por las interioridades del blog. Pero no ha sido nada grave. Parece que la redirección ha funcionado y funciona perfectamente. Algunos posts han tenido problemas por cambios en sus títulos que no sé a que han venido a cuento, pero ya está arreglado en la mayoría de casos. Al menos, con los posts desde finales de 2009 hasta ahora. Esos mismos también han sido corregidos en algunos aspectos, especialmente en aquellos en los que el código de incrustación de cosas como vídeos y presentaciones se había descuajaringado. Si encontráis alguna cosa que no funciona bien, no dudéis en decírmelo, por favor.

En esta transición, me han sido de ayuda los siguientes artículos. Pero en conjunto, ojo, que al menos a mí no me han funcionado totalmente los procedimientos descritos de manera individual. Es decir, que si una cosa de uno no me funcionaba, probaba lo que decía en el otro.

Un poco más traumático ha sido y sigue siendo lo de los feeds. Como muchos, usaba Feedburner y aunque desde Google no dicen nada, todo parece indicar que al servicio no le queda mucho tiempo de vida (aunque vete tú a saber, que en Mountain View parecen ser así de majos). Aunque ya publiqué un post para los que me leían vía feed en Blogger avisando de este cambio, todavía siento cierto resquemor a cerrar de golpe la cosa. Creo que voy a hacer algo parecido a lo que están haciendo Antonio Cambronero y Guillermo Carvajal, pidiendo en todo post a los lectores que se cambien a su feed original. Yo lo haré de una manera más manual: pondré enlaces y pediré que se cambien creo que durante un par de semanas más. Y luego, a chapar. Más que nada, por mi propia inoperancia y temor a que un cierre inesperado deje a muchos lectores fuera. Y por respeto a ellos, claro. No llegan a trescientos espartanos (que dirían en Dame la voz)los que me han estado siguiendo desde el feed, pero creo que merecen algo más de respeto que el que les he mostrado hasta el momento publicando de higos a brevas.

¿Qué hay aquí?

No aspiro a que nadie se haya leído todo este tocho que llevo, pero no quisiera cerrar este primer nuevo post en el nuevo hogar sin explicar un poco lo que se puede encontrar por aquí.

Como he dicho, están todos los posts que estaban antes en todoestadicho.blogspot.com. La diferencia es que están ordenados por categorías y etiquetas. Si quieres encontrar algo en concreto, te será más útil usar las etiquetas. Por cierto, que le tengo mucho cariño a ese nombre, “Todo está dicho”, y mi objetivo es conservarlo como el nombre del blog. Todavía tengo que trastear un poco con el tema que utilizo para conseguir una cabecera separada del logo que he puesto, temporalmente, en el sitio.

Igualmente, están todas las tiras de “Todos menos tú” y todos los microcuentos que he ido publicando en micronte.wordpress.com. Si sólo os interesa esos contenidos, tenéis ahí unos banners que os llevan a ellos. Y aunque en un futuro los resaltaré más, también podéis suscribiros solo a ellos por RSS. WordPress le pone RSS a todo.

Esto precisamente me lleva a explicar que es muy posible que vaya haciendo cambios estéticos poco a poco, con lo que no os sorprendáis con que de un día para otro hay nuevas cosas. El taller de chapa y pintura aún no lo he cerrado y tengo unas cuantas ideas que quiero implementar, además de todas las cosas que hay que reparar para que se vean mejor. Pero hacerlo y hacerlo bien es algo que lleva tiempo.

Un ejemplo de las cosas que hay que arreglar es la página de “Mis libros”, que está vacía. A pesar de ello, hay un submenú que dirige a los dos que tengo subidos por ahora. Tengo que trastear con esa página y espero llenar su vacío de la forma que quiero en poco tiempo.

Una de las páginas que también ha sobrevivido en la transición ha sido la de “Mis listas de enlaces (ebooks)”, donde están incrustados recopilatorios de artículos hechos por medio de Readlists, un servicio que me ha encantado. Espero ir aumentando su contenido.

Y el resto de cosas creo que las podéis ver: la clásica bio, un formulario de contacto y alguna que otra página más. Como digo, a futuro quiero incorporar más cosas. Cuando lo haga, iré avisando.

Hasta aquí todo este rollo que no interesa a nadie más que a mí. Estoy contento de haber dado este paso no solamente por lo que significa zafarse de uno de los tentáculos de Google, sino por la amplia gama de posibilidades que se abren. Son muchas las ideas que me pasan por la cabeza y poco el tiempo para implementarlas (y que demuestren su utilidad). A ver que es lo que se puede hacer para llevarlas a cabo.

Reitero mi bienvenida y muchas gracias por seguirme en esta nueva etapa.

Deja un comentario