Enlaces de ayer y hoy

Enlaces de ayer y hoy (edición nº 39)


Más ligerita que otras veces, aquí está la recopilación semanal de enlaces. Supuestamente, debería haber estado más cargada, porque guardar enlaces anda que no he guardado. Pero leer, lo que se dice leer, no ha sido tanto. Y ya sabéis que un requisito indispensable para poner algo por aquí es que me lo haya leído primero.

Aún así, creo que viene variada. Y nada mejor que dejaros con ella para que lo comprobéis por vosotros mismos:

Ahora pensad durante unos segundos la cantidad de procesos que cada día debemos realizar en cada faceta de nuestra vida. Automatizar y aligerar esos procesos puede hacer que ganemos muchísimo tiempo y desde luego eliminemos muchísimo estrés de nuestras vidas.

No quiero desconocer que en algún punto, cuando una banda se empieza a acoplar, tomar una canción como ejemplo para empezar a identificar sus sonidos es un punto de referencia que ayuda a tomar confianza. El problema es cuando este punto común se acomoda en las bandas, se instala, cuando creen ir a la fija tocando covers en vez de mostrar que realmente son capaces de hacer nuevas cosas, reflejar lo que sienten en su música y por lo mismo darle identidad.

Our brains are double-crossing sneaks: just thinking about doing something releases the same feel-good hormones as actually doing it. We get high off illusions and inflate our self concept: “I thought of doing x! To have such a thought, I must be a very {insert positive adjective}-y sort of person! Good for me!”

A pesar del guiño a Lázaro Carreter en el título de mi artículo, no voy a hablar aquí de las incorrecciones de ortografía y puntuación en los correos, porque son las mismas que encontramos en la prensa o en otros documentos. Más bien expondré algunas reflexiones sobre “malas costumbres en las formas” que me he ido encontrando en miles de correos electrónicos de varias empresas.

Historias sobre jugadoras que sufren discriminaciones por su sexo recorren los recovecos de Internet a diario, desde los episodios de rechazo en las ferias de videojuegos hasta ligas de e-Sports en las que directamente prohíben a las mujeres unirse a sus filas. Hemos querido bucear en el abismo de los juegos online y, durante una semana, hemos abierto bien ojos y oídos en los chats de una amplia lista de videojuegos, algunos de ellos famosos por sus hostilidades y otros aparentemente inofensivos. Esto es lo que ha pasado.

Hemos entrevistado a María Ramírez y Eduardo Suárez, fundadores de El Español junto con Pedro J. Ramírez, ex-director de El Mundo. El último proyecto periodístico en España ha roto el record mundial de crowdfunding periodístico y de crowdfunding en España. Este crowdfunding no ha ofrecido una suscripción al servicio, sino una participación en el capital social de la empresa.

Fui a confirmar que ese mítico ConfidencialLAB existe. No crean que he sido la única que ha ido a husmear por allí. Gente de otros medios han ido a echar un ojo. ¿Pero qué hacen en el LAB? ¿Cómo lo hacen para trabajar continuamente para mejorar el producto y innovar en distintos aspectos como visualización, comercialización, interactividad o distribución?

When people think about working from home, they often picture themselves in pyjamas all day, on the couch, watching TV and eating one bowl of Cheerios after the next, doing work here and there, being isolated. I have been working from home for a few years now and always find new aspects of it that I truly love, and new ideas of how to improve the experience on the days that are not that easy.

Jake Swearingen has been running social media accounts for publications since 2011, first for alt weeklies in California and then later as digital director for the magazine Modern Farmer. In September 2014 he became a social media editor at The Atlantic, overseeing its social platforms with a combined following of millions of users. We spoke about what role Twitter plays in driving traffic and how to maximize click-through to content.

Pero todo esto no quita que Twitter esté sobrevalorado. Le prestamos más atención a esta red de la que realmente se merece. Es una red muy usada, sin duda, pero también tiene sus propios códigos y un entorno cerrado. Es decir, lo que pasa en Twitter se queda en Twitter.

I am dubious that native/promoted/sponsored/voice advertising will be the salvation of news any more than tablets, paywalls, apps, or moguls were. The form is still new. Only time will tell whether 500-word stories will move product better than five-word slogans. The return on investment of this form of advertising is—so far as I’ve seen—still unproven.

In that time Auciello has built an incredible community around the news on Facebook. With more than 220,000 likes, JSHN boasts more likes than WNYC and ProPublica combined. But for Auciello it is not just a numbers game. Auciello has cultivated an incredible level of engagement on the page (and through Twitter, Instagram and other platforms). On Facebook Auciello has pioneered what he calls a “two-way community driven news” where participants are all called contributors and he sees his role as much as an editor as a facilitator. One reporter described the site as combining “the crowdsourcing powers of social media with the journalistic screening of an editor.”

The authors wrote about how managers could effectively use work journals and the power principle to motivate employees, but I think that you can use their findings to motivate yourself by making sure that you’re regularly reflecting and celebrating your progress and small wins at work.

Los inicios históricos ligados al ahorro en base al aprovechamiento de las horas de luz solar son desconocidos y hay diversas versiones que respaldan orígenes variados. Lo que sí es una certeza absoluta es que el primer país que impuso un cambio de horario de alcance nacional fue Alemania, quien durante la I Guerra Mundial alteró los horarios con el fin de ahorrar carbón en la producción de luz artificial para que pudiera emplearse en la propia guerra.

Se perdió la última proyección del cine porno en el que llevaba más de treinta años trabajando porque tenía un bautizo en el pueblo. Pero la noche anterior hizo su particular despedida. «Cuando acabó la sesión, nos juntamos en plan familia debajo de la pantalla, como una especie de última cena, y después de ver el documental Paradiso, que se rodó aquí, compartimos una cervecita para hacer esa despedida que se merecía el cine», dice Rafael Sánchez, operador de cinematógrafo y maestro de ceremonias del madrileño cine Alba. Al día siguiente volvieron a poner Damas caseras echan una cana al aire seguida de Espero que no sea tu hija. Y el último cine porno que quedaba en Madrid cerró.

Y termino con tres artículos que creo que hay que leer seguidos. O mejor dicho, dos y la sección de comentarios de un tercero donde se dicen algunas cosas bastante interesantes acerca del mismo tema.

Empezó muchas cosas y no terminó ninguna, pero como joven innovador consiguió más reconocimientos que nadie. Con su segunda empresa recién quebrada, repasamos la trayectoria del más mediático de los emprendedores de nuestro país: el fundador de EyeOS y Bananity, Pau Garcia-Milà.

En primer lugar, dejemos algo claro: criticadme. Tanto como queráis. Soy consciente que vivimos en el país del “ya te lo dije” y del “eres un fracasado” a cada fallo. Pero es parte del juego, y el que no quiera, que no juegue. Nadie nos pone una pistola en la cabeza y nos obliga a montar empresas… ¿verdad? Dicho esto, sí que hay cosas que me han molestado, porque no son ciertas. Aquí van

Deja un comentario