Domingo. Hoy toca la selección semanal de enlaces, la única cosa a la que no me permito faltar en este blog, por muchos o pocos artículos que haya publicado a lo largo de la semana. En esta ocasión viene cargadita, así que os dejo no más con ella.

Me he quedado pensando en la discusión que se ha generado y quiero agregar 3 puntos que pudiesen echar luz al futuro de los blogs.

La fe depositada en las redes sociales a la hora de informarnos y acceder a contenidos no es sino la creencia de que lo que comparten nuestros pares es más independiente y, por tanto, más creíble, que el proceso tradicional de acudir a un medio de siempre al que presuponemos una agenda propia. A la vez estos servicios – Twitter, Facebook – nos incentivan el publicar, el compartir: sumas seguidores, vas mejorando, te aviso de los likes, de los FAVs, de los retuits.

My third book Show Your Work! came out a year ago. I kept a diary while writing the book, but it’s too painful and embarrassing to share in full. So here’s a list of lessons I learned while writing it, adapted from a series of tweets…

If you’re unsure about whether to share something, let it sit for 24 hours. Put it in a drawer and walk out the door. The next day, take it out and look at it with fresh eyes. Ask yourself, “Is this helpful? Is it entertaining? Is it something I’d be comfortable with my boss or my mother seeing?”

Y por supuesto no es algo frente a lo que la industria del videojuego haya decidido quedarse sentada con los brazos hechos un lazo: la variedad de medidas anticopia, DRM o ingenios para hacer desistir a los amigos de la bahía pirata es tan extensa como creativa o directamente desquiciada.

Hace poco leía cierto artículo en favor, de nuevo, del talento innato, de que sí que había algo en el momento en que naces que te marca de un modo diferente al resto. Todo eso suena tan bonito, que hay seres especiales, elegidos y todo eso. Es algo que siempre hemos querido creer aunque la realidad sea otra y no sé por qué algunos se resisten a aceptar que especial no hay nada. A mí me parece una noción liberadora.

En un universo alternativo, Mick Jagger es James Bond; Bruce Lee, Neo; y Frank Zappa, El gran Lebowski. Son algunas sugerencias del diseñador Peter Stults en sus carteles de cine soñado. Carteles que incitan a imaginar, con regusto, películas con otros guionistas, directores y actores.

Pero hoy me gustaría ir un poco más allá. Hoy voy a intentar ofreceros una lista de preguntas, un checklist que podéis utilizar para sacarle el máximo rendimiento (en tiempo y calidad) a vuestra sesión de escritura. Ya sabéis que soy muy aficionada a probar técnicas de todo tipo, y estas son las preguntas que a mí, personalmente, me resultan más útiles. Tal vez para vosotros sean otras. Pero no perdéis nada probando.

En este artículo intentamos descascarar la psicología que se esconde detrás de ese perfil, cada vez más habitual en Internet. ¿Por qué hay usuarios compartiendo hasta los aspectos íntimos de su vida cuando otros ni siquiera se fían de publicar fotos de sus hijos?

Tras investigar por qué hay gente que quiere ser viral, seguimos mezclando psicología con historia de Internet para desmenuzar el perfil de los sociópatas más conocidos de la red. ¿Qué hay detrás de los a veces entrañables y otras veces detestables trolls?

El problema es que la figura del portadista on line está amenazado, acorralado y acercándose a la extinción. Cuesta imaginar que algo tan nuevo como un oficio digital y tan específico como hacer portadas de medios on line esté al borde de la desaparición. Pero es así.

If you’ve ever been frustrated with an aspect of your social brand presence, you’ll want to keep reading — because there are countless reasons why Copyblogger is killing its Facebook page.

So that’s not a problem. But there are several problems with the Batgirl #41 cover, including at its most basic, it’s a picture of the Joker looking like he’s going to sexually assault Batgirl. You may not see it — maybe artist Rafael Albuquerque and DC didn’t see it when he drew and they decided to run it — but it’s a direct homage to Alan Moore’s The Killing Joke, where the Joker takes naked photos of paralyzed Barbara Gordon to torment her father. That’s clearly sexual assault even if the Joker did nothing else, and the comic leaves this unanswered.

De hecho, Alan Moore es conocido por sus argumentos basados en crear situaciones límites para sus personajes. De hecho, no hay uno sólo de sus trabajos gráficos que no sea desconcertante y destructor de elementos comunes a toda novela gráfica. Más aún, Moore insiste en la crítica social, incluso en su etapa más comercial: En más de una ocasión, su aproximación al Comic ha sido considerada como un debate de ideas, más que una reflexión dramática. La mayoría de los guiones del autor son críticas directas a elementos culturales muy concretos, como el sexismo, el pro capitalistas de la época y la hipocresía política. Para Moore el comic es un instrumento de debate ideológico, antes que una obra exclusivamente simbólica.

Es verdad, el libro electrónico es un archivo y no un objeto pero, ¿es un libro menos libro porque lo guardo en mi ordenador o mi lector electrónico en vez de en la estantería? ¿Cuándo leo un libro digital la experiencia cultural es menor que cuando es un libro de papel? Es decir, lo que este tribunal ha sentenciado (o esa es mi interpretación) es que lo que hace de un libro un producto cultural y por tanto merecedor de un impuesto reducido (y un menor coste para los consumidores) es el papel en el que está impreso.

  • Plagiarios (Alberto chimal | Medium en español)

El pensamiento del plagiario común es muy llamativo: hay algo en él que colinda con la sociopatía. Sus rasgos más notables son la alevosía y la arrogancia. El plagiario toma texto escrito por alguien más y simplemente intenta hacerlo pasar por suyo. No hay ninguna intención de modificar el texto ajeno, de plantear una relación intertextual con él ni de ninguna otra propuesta conceptual o artística. De lo que se trata es de borrar la existencia del texto previo y de quien lo haya creado: de que un lector desprevenido llegue, digamos, a “Un chucho mejicano” y no sepa jamás que existe Verónica Murguía y que ella escribió “Historia de Sami”. El texto y la persona son meramente las fuentes del contenido que otro firmará y explotará. Una vez que han cumplido esta función no tienen otra y pueden ser olvidados sin dificultad.

Si Aristóteles inventó las categorías, Goebbels inventó la praxis de las etiquetas. Y en un alarde ‘tecnopolítico’, la inteligencia colectiva se inventó en Twitter los hashtags, que simplemente consisten en añadir una almohadilla # a la etiqueta goebbeliana.

Las canciones que se usaron en la película aportaron una cualidad atemporal, una sensación de que los hechos que ocurrían en la pantalla estaban sucediendo en una realidad alternativa. La acción parece estar ajustada en el tiempo actual, pero los personajes permanecen dichosamente ajenos a los periodos dominantes de la música y sus formas: grunge, hip-hop y electrónica. En su mundo, es totalmente normal para Vincent (John Travolta) estar haciendo el baile del Batman de Adam West a ritmo de «You Never Can Tell» de Chuck Berry, o para que la canción de The Revels, «Comanche», fuera de pronto la elegida para sodomizar durante el resto de su corta vida al macarra de Mercellus Wallace.

The biggest thing I wanted to do was to satisfy my craving of “why not?” and to challenge the status quo of working 5 days a week and then taking 2 days off. Many of us know that working 9-5 is not the most effective way to work, and I had found this to be true for quite some time. I had a curiosity about whether the 5-day work week might also not be the most effective routine.

Leyendo uno de los artículos del guionista de cómics Peter David en su columna But I Digress, nos hemos encontrado una reflexión sobre su experiencia con el desarrollo de personajes de ficción que nos ha parecido muy interesante, por eso hemos pensado en compartir algunos fragmentos del artículo con vosotros, a ver qué os parece.

Hay algunas palabras cuyo significado se ha distorsionado de forma popular y han conseguido la ‘hazaña’ de que muchos entiendan, al escucharlas o leerlas, una acepción que no está en el diccionario. El contexto hace que entendamos lo que el emisor quiere decir, pero la generalización del uso de estas palabras en un marco incorrecto erosiona la riqueza de nuestra lengua: acabamos utilizando los mismos vocablos para todo.

En los medios digitales, inapropiado frecuentemente suele ser sinónimo de desnudo. En el caso de Saltz, se trataba de imágenes provocadoras e incluso pornográficas, revela el blog ArtsBeat. Sin embargo, la misma receta ha sido aplicada a una amplia paleta de fotografías, que van desde madres amamantando hasta artistas en cuyas obras se dejan ver pezones, penes y -en especial- vaginas. El órgano reproductor femenino parece haber sido execrado de las redes sociales, aunque se trate de la reproducción de un clásico de la pintura como El origen del mundo, de Gustave Courbet.

En primer lugar trataremos de describir y categorizar las redes de perfiles falsos de Twitter y las cuentas que las integran. Estamos aprendiendo sobre la marcha, y este es un sólo un intento de poner por escrito las características observadas durante las búsquedas llevadas a cabo por este blog. Las clasificaciones no pretenden ser concluyentes y estamos abiertos a realimentación por parte de los lectores.

I’ve been watching something pretty closely, and I just wanted to clarify it here so people are aware. Amazon.com has their top 100 paid books list – their version of bestsellers – but don’t be fooled into thinking it’s any kind of a level playing field.

Es como si, gracias a la peor idea posible, se hubiera roto el hielo y, ahora que el debate ha empezado, la gente se vuelve repentinamente muy creativa. Lo llamo La teoría del McDonald’s: la gente se siente inspirada para tener buenas ideas, con el fin de descartar las malas.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *