Enlaces de ayer y hoy

Enlaces de ayer y hoy (edición nº 36)


Si la edición anterior en esta recopilación semanal de enlaces venía poco cargadita, ahora es todo lo contrario. Incluso creo que se me ha ido la mano. Nada menos que 27 son los artículos que recomiendo en esta ocasión, unos más largos que otros. Una buena dosis de lectura para terminar / comenzar la semana que aquí os dejo para que hagáis con ella lo que consideréis más oportuno:

Esas perturbadoras tecnologías e innovaciones que han, en primer lugar, devaluado la música son las mismas que están poniendo las bases para la nueva industria musical. En resumen, los artistas tienen mucho que aprender de las startups. Los paralelismos son profundos.

This has import beyond just one rich startup from a distinguished lineage. Remember that first question: What is web writing in 2015? Is it still based on the author model? If you enjoy watching a writer’s mind work over time (or you enjoy having that freedom as a writer), is there still a way to do that? Or is the writer’s-voice-driven Internet over, forever, everything’s atomistic now and it’s no longer possible to scrape an audience together that way even if you want to?

Nos vamos a basar en una idea clara “fuera de la red los ingresos se han reducido al mínimo“ por tanto, todo lo que se venda en la web es algo que hace unos años sin ellas no lo hubiera ganado. Y sí, vendo en ellas, no lo que quisiera, pero estoy contento. Compensa todo el tiempo invertido sentado en una silla delante de un ordenador hoy en día, mucho mas que los viajes en Ave, hoteles y dietas que se podrían comer el 100% de mis ganancias.

Esta afición se cruzó con su propia actividad como escritor cuando decidió fundar su propia editorial para tomar el control de sus publicaciones, y así nació Sportula, que poco a poco iría creciendo para empezar a editar también a otros autores. Sportula, como plataforma de edición y venta de obras de ficción especulativa, tanto en digital como en papel, se ha convertido en un referente del panorama actual: Rodolfo Martínez está marcando una dirección íntegra y prometedora, combinando la edición tradicional con la demanda cada vez mayor de libros electrónicos dignos.

Sin embargo, quiso ahondar en ese misterio y en 1946 se publicó su ensayo Por qué escribo. Un pedazo de él habla de los cuatro motivos principales por los cuales un escritor comete ese acto casi antinatural. Y me pareció tan bueno que dejé lo que estaba haciendo y no paré hasta que lo traduje como buenamente pude. Y aquí está, para todo el que pase.

Los expertos dijeron que el fenómeno del «Harlem Shake» era un comportamiento emergente de la mente colectiva de Internet — accidental, dispuesto para un fin, descoordinado: un «meme» que «se hizo viral». Pero esto no es cierto. La verdadera historia del «Harlem Shake» muestra cuánto ha cambiado la cultura popular y lo mucho que se ha mantenido igual.

Estas dos reacciones tan distintas nos dicen mucho de lo abiertas o cerradas que están las personas a lo desconocido y a aceptar una nueva forma de ver las cosas, si esta viene debidamente argumentada.

Pero todo esto, lógicamente, está orientado a profesionales del social media. ¿Pero y si simplemente queremos experimentar, o querer informar de algún evento puntualmente sin que haga falta ser community manager? Ningún problema: tenemos un modo con el que poder programar un tuit con una simple receta de IFTTT, que nos permitirá incluso tener una agenda de mensajes listos para publicar.

Comenzó a escribir Isabel pulsando las teclas con los dedos agarrotados y la tuvo que acabar dictándosela a Ana. El Ministerio del Tiempo se creó ya con el súper ordenador llegado de Suecia que se manipula con la mirada y que además es capaz de convertir las letras en sonido. Pablo llegó a adquirir tal habilidad en su manejo que logró que la máquina hablara casi a un ritmo normal. Ana le ha cedido el sofisticado aparato a otro enfermo. Hay entre 3.000 y 4.000 afectados de ELA en España. A Pablo le hubiera gustado que se mencione.

Last week, director Joseph Kahn dropped his “dark as f*ck” POWER/RANGERS short. Soon, it was pulled from the internet, but now it’s back in full NSFW glory. So what happened? In an exclusive interview, Kahn explains how the internet saved his short. Plus why he doesn’t think the real Power Rangers show should be this dark.

Pero reconozco que Twitter nunca llegará a ser de uso tan masivo como Facebook porque en Twitter el contenido, lo que cada uno publica y comparte, impone una meritocracia (no necesariamente expresada en número de seguidores, sino en la calidad de los mismos o en influencia mediática) y el usuario elige sus fuentes. Eso lo hace más personal y vertical o especializado que otras redes sociales, a la vez que premia a sus usuarios con visibilidad pública por su cualificación e ingenio o los relega al anonimato por la ausencia de éstos.

Bromas propias de carnaval, ‘memes’ que inundan internet… Cada día nos cruzamos con un buen número de parodias que surgen a los pocos minutos de que algo o alguien se haga popular. ¿Son legales? El derecho al honor y los derechos de autor limitan – en teoría – la libertad de expresión a la hora de reirnos de todo lo que nos rodea.

He querido empezar por atrás —todo lo relatado hasta ahora representa solamente el final de la historia— porque lo realmente fascinante de este tema no es lo que conocimos en la prensa. El cómo se llegó a este estudio, los prolegómenos y la cadena de sorpresas que llevaron a realizarlo es otra historia mucho más increíble y apasionante.

Todos queremos ser iguales pero diferentes, diferentes pero iguales. Por eso mismo, la mayor manifestación de global de la historia de la humanidad, internet, es más global que nada que hayamos conocido nunca. Pero también está más fragmentado de lo que imaginamos. Hasta límites que parece tan local como un aldea que resiste numantinamente el asedio galo. Internet es como la naturaleza humana: global y local. Glocal.

What I find fascinating about her is that she consistently reminds me how much is possible, and it’s that spirit that I think will be a large part of her legacy. Like so many others, I watch her, debate her ideas, including those in her book and her TED talk, with friends, and yet I find little that works for anyone else but her. Of course, that’s the point—I wouldn’t look good in her shirts, either, so why would I look good in her business plan? But the difference is that she is a bellwether for future music models, so what she does impacts the way many people are thinking about the business.

Entre las muchas cosas que se cuentan en esta biografía hay un asunto del que ningún medio de comunicación –por miedo a las represalias de PLANETA- se va a hacer eco. Me refiero a los motivos reales –con pelos (no en la lengua) y señales- por los que Marsé dimitió como jurado del Premio Planeta en 2005.

Qué duda cabe que un «me gusta» o un «no me gusta» es importante para nosotros en tanto en cuanto influye en nuestra reputación. Y nuestra reputación no solo se ha convertido en la moneda social más relevante en los tiempos que corren, sino que el mundo 2.0 la ha tornado modificable de una forma más profunda y veloz que antes.

Un usuario de Facebook llamado Matt ha visto más veces de la cuenta el clásico blockbuster de James Cameron y se ha aburrido tanto que se ha puesto a buscarle tres pies al gato, y ha llegado a la conclusión de que Jack Dawson (DiCaprio) no se coló en el Titanic, sino que estaba viajando en el tiempo. ¿Para qué? Para impedir que Rose (Kate Winslet) se tirara al mar, por supuesto, cosa que habría impedido que el Titanic se estampara contra el iceberg porque habría parado a buscarla. Quién sabe, tal vez en el futuro de Jack Dawson —o eso cree el bueno de Matt—, las cosas van terriblemente mal porque el Titanic no se estrelló contra el iceberg de marras. ¿Será eso?

En este artículo voy a concentrarme sobre todo en empresas que ofrecen autoedición de libros en formato tradicional (aunque, gracias a las imprentas digitales, muchas de estas empresas ahora ofrecen también conversión a formato digital, con su correspondiente puesta en plataformas y venta de ebooks). También daré unos apuntes acerca de otras opciones relacionadas.

Sin embargo, yo estaba lejos de ser la primera persona en intentar hacer frente a este mismo asunto. Y me di cuenta de que si quieres escribir sobre un genio, el mejor lugar para buscar inspiración está en el trabajo de alguien que creó el mayor genio de ficción de todos los tiempos. Alguien que, en cincuenta y seis cuentos y cuatro novelas, conjuró un genio tan único que le han revivido durante más de cien años en libros, películas, televisión y obras de teatro. Concretamente, he encontrado inspiración en la obra de Sir Arthur Conan Doyle.

En el trabajo diario de nuestra agencia de traducción solemos detectar errores ortográficos, sintácticos y gramaticales de todo tipo. Como nos gusta aprovecharlo todo, hemos ido anotando estos errores y, con el tiempo, hemos construido un documento interno que recopila los vicios más frecuentes en español.

Hace unas semanas aparecieron en redes sociales y algunos medios como BBC Mundo las acciones de unos «héroes anónimos» que se lanzaron a corregir grafitis en Ecuador. Se hacían llamar Acción Ortográfica Quito y despertaron la atención del gran público porque, sobre todo, se dedicaron a enmendarles la plana a otros tantos «poetas anónimos» que llenaban los muros de la ciudad con sus versos.

Preparar una vacuna para la avalancha que se cierne sobre nosotros requeriría varios tratados de política, ética, comunicación y deontología. No obstante, podemos dejar trazos de lo que sería un buen manual de supervivencia para el lector y también para el periodista, confeccionado a base de mi propio botiquín para emergencias. Si quiere usted sobrevivir a la noche, tome nota.

Entonces alguien empieza a pensar en lo interesante del comportamiento de estos grupos y en cómo parecen haber reinventado la forma de entender el consumo, las relaciones sociales y el uso de la tecnología. Inevitablemente, esa persona se pregunta por qué la publicidad no ha hecho ningún esfuerzo por entender y acercarse a esta subcultura, que tiene un alcance masivo en las zonas periféricas de las grandes ciudades y cuenta con un tremendo potencial en términos de consumo y uso de medios digitales.

Se trata de un bulo que tiene rastro desde 1999 y que renace cada cierto tiempo así que lleva más de 15 años dando vueltas por internet y/o fuera de internet. Nada nuevo, todo está bien sembrado de bulos residentes, pero la diferencia la marca el tratamiento que cada medio le da a estos bulos. Y fueron muchos lo que lo publicaron y lo siguen haciendo.

Me—I’m in! Mind you, I’m a fan of all the betentacled linguistic lifeforms that have emerged from our cambrian explosion online. These days, people write insanely more text than they did before the Internet and mobile phones came along. So the volume of experimentation is correspondingly massive and, for me, delightful. One joy of our age is watching wordplay evolve at the pace of E.coli.

  • Supper Sunday (Sarah Glidden | The Nib) — Una reflexión en formato cómic acerca de la percepción que tienen los estadounidenses sobre sus propias familias, partiendo de la experiencia de la autora viviendo con en Argentina. Muy interesante, tanto por el formato como por el contenido. Dejo aquí una viñeta:

"Supper Sunday" por Sarah Glidden

Deja un comentario