“A veces lo traigo gordo, a veces lo traigo fino” decía una pegadiza canción y lo mismo se puede aplicar a esta sección semanal de recopilación de enlaces que hoy viene más bien ligerita. Y ya que es una lista corta, haré la introducción también corta y os dejo directamente con los enlaces:

En total, de las 36 películas que se han llevado alguna nominación (y sin contar cintas extranjeras o documentales), 34 de ellas ya estaban disponibles para descargar en trackers y otras webs P2P a mediados de enero. Sólo se salvan ‘Glen Campbell: I’ll Be Me’ y ‘Song of The Sea’. Y lo que ha pasado este año no es una excepción: es algo que lleva ocurriendo durante años.

Una empresa gestiona un entramado de más de 60 supercuentas, algunas con más seguidores que los principales medios de comunicación del país. Estos ‘villanos’ controlan varios millones de ‘followers’ reales y tienen un poder de difusión gigante generado entre plagios y malas prácticas e infringiendo varias normas de la red social que deberían acarrean la suspensión automática de todas ellas.

Dejando al margen que gran cantidad de virales son “cocinados”/”comprados”, tengo la hipótesis de que fenómenos como el de las llamas o el vestido van a ir in crescendo: hay incentivos muy fuertes para los medios para estar en la pomada, para cosechar tráfico de las redes y por tanto, intentar crear contenido sobre temas que se perciban como con un gran potencial. Y claro, si ya está siendo viral, es momento para subirse al carro.

Cuando finalmente llegué a la realización de mi éxito fue cuando me di cuenta de que trabajo en algo que me gusta, donde puedo desarrollar mi creatividad (realizando consultorías de diseño web en APK Estudio), puedo vivir relativamente tranquilo con mis ganancias, tengo un lugar (mi blog) en donde puedo expresarme libremente, compartir mis conocimientos y que incluso me ha permitido influir positivamente en las vidas de otras personas.

Cierto, si pones una estupidez realmente gorda, el mundo se enterará igual y te lo recordará durante mucho tiempo. Pero es interesante la estrategia de que tu cuenta de Twitter refleje quién eres ahora y no tener que cargar con una enorme masa de pasado.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces, pero esa verdad sigue inmutable: si tu libro no se ve, es imposible que se venda. Y ahí entra de forma directa ya no solo la tirada, sino, en especial, la labor de promoción que se realice de tu obra. Eso pasa, directamente, por la crítica literaria y las reseñas. Y con esto llego por fin al tema que quiero tratar en este artículo.

Así que hice lo que intento hacer cuando no sé algo: preguntarle a un experto. Me animé a preguntarle a personas que sí estaban en unas circunstancias en las que pudieran valorar el efecto de su blog en la visibilidad y venta de sus libros. Busqué a varios escritores que tenían blogs más o menos conocidos, para analizar si el éxito de su web influía en el éxito de su producto. Y lo digo porque no es lo mismo venderle cámaras a aficionados a la fotografía si tienes un blog de éxito donde das trucos de fotografía. No. Llevar un blog que aborde el tema literario e intentar vender un libro es algo muy distinto. El producto es mucho más difuso. El cliente no tiene una estimación tan directa de usabilidad, conveniencia, calidad. Y etc.

Uno de los temas importantes relacionados con el comportamiento humano y la opinión pública que se estudia en comunicación y sociología es la tendencia de la gente a no hablar sobre cuestiones de política en público, o entre sus familiares, amigos y compañeros de trabajo, cuando creen que su propio punto de vista no es ampliamente compartido. De modo que terminan callando sus opiniones si piensan que no son populares o no van a lograr la aprobación de sus interlocutores. Esta tendencia se llama la «espiral del silencio» y fue desarrollada en 1974 por la alemana Elisabeth Noelle-Neumann.

Parece difícil tener algo en contra de que personas inteligentes que hacen cosas dignas de ser contadas expliquen su trabajo y hallazgos a los demás de forma didáctica, amena y concisa. Si aceptamos que esa es una definición de las Ted Talks no cabe asombro ante el éxito y la popularidad del modelo de conferencias que, sin embargo, también ha suscitado críticas que en muchos casos llegan a ser muy contundentes: las charlas ted son más dañinas que beneficiosas.

  • Y termino con un poco de autobombo, pues publiqué un pequeño artículo en Medium en español acerca del proceso a seguir cuando queremos borrar “Publicaciones” (antes conocidas como “Colecciones) en Medium que puede resultar de utilidad. Posiblemente, en algún momento ese artículo vendrá también a parar aquí, pero por el momento dejo el enlace.

1 comentario

Enlaces de ayer y hoy (edición nº 36) - Iván Lasso · marzo 8, 2015 a las 4:58 pm

[…] la edición anterior en esta recopilación semanal de enlaces venía poco cargadita, ahora es todo lo contrario. Incluso […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *