Cuando descubrió que su teléfono podía comunicar con un universo paralelo, no paró hasta encontrar el número de su yo alternativo. Ahora, le llama todos los días para saber como le van las cosas: siempre le levanta el ánimo.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *