Lo que hay que comprender es que yo nací en España, en el centro de la península ibérica, metro arriba kilómetro abajo. Para mí, las condiciones climáticas se encuentran estrechamente asociadas a espacios y tiempos muy concretos. Si hace mucho, pero que mucho frío, por muy soleado que sea el día, y es un frío seco, según yo estoy en una ubicación del interior del país y es invierno o primavera temprana. Si hace calor, pero mucho calor, y es un calor húmedo, estoy en una localidad costera en verano o en primavera tardía.

Hasta aquí la información que recibí en mi crecimiento.

Luego, la vida te lleva a dar vueltas por ahí. A veces, puede coincidir con tu voluntad, pero no necesariamente.

Así, te lleva a sitios en los que tienes un calor veraniego en marzo y una humedad digna de cualquier costa estando a cientos de kilómetros de la más cercana. O a otro que te brinda un día canónicamente primaveral en Nochebuena. O a otro que te desata el más crudo invierno en pleno mes de agosto.

Es en esos momentos y lugares en los que se desata eso que he dado en llamar disonancia cognitiva espaciotemporal, que me parece un nombre coquetamente cientificista y ayuda a fingir que tengo más vocabulario especializado del que en verdad poseo. Cualquier emigrante de larga distancia estoy seguro que ha sufrido esta disonancia en algún momento. Quizás incluso la haya comentado entre los locales, recibiendo de ellos miradas de perplejidad, incapaces de comprender por qué las circunstancias climáticas le resultan tan peculiares. Y con razón: a menos que se hayan separado de su lugar de nacimiento por decenas de miles de kilómetros, son incapaces de ver con otros ojos su realidad.

Por eso, si te encuentras en esa situación, solo quiero decirte que yo te entiendo y me hermano contigo en tu disonancia. Es más, te invito a disfrutarla y regocijarte en ella como se regocija uno con el disfrute de un fetiche secreto e inconfesable.


Imágen de cabecera: Jack Ward en Unsplash

Categorías: Apuntes

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *