Aquel cuadro de un ojo siempre le había inquietado, así que decidió quitarlo. Cuando lo descolgó de la pared, un grito agónico de dolor retumbó en toda la casa.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *