Scrivener 3 ha cambiado completamente la forma en la que se compilan los libros. Entrar a la opción de compilación ahora puede hacer que te lleves un susto de narices y que no sepas como comenzar. Al menos, eso me pasó a mí. Sin embargo, una vez que entiendes los conceptos básicos y practicas un poco, el nuevo método resulta mucho mas potente y hasta fácil de usar que el anterior. Pero eso sí: la curva de aprendizaje puede hacerse un tanto empinada (como la de todo el Scrivener en general).

A mí me costó un tanto entender de una buena vez cómo funciona el nuevo sistema. Y cuando lo aprendí, pues se me olvidó al poco tiempo pues no es una cosa que use todos los días. Y de ahí es de donde viene este artículo: de la necesidad de tener un material de referencia al que recurrir cuando necesite refrescarme la memoria.

La intención de este artículo no es explicarte como compilar un libro de cara a su distribución y venta por canales digitales, sino simplemente cómo hacerlo de manera rápida, sin entrar en mucho detalle. Yo trabajo mucho con Scrivener. Lo utilizo para todo tipo de cosas, tanto personales como profesionales. A veces, tengo la necesidad de exportar un contenido a formato EPUB para acceder a él desde diferentes dispositivos. Como es contenido para mí mismo, cosas como la portada o incluso los metadatos me son prescindibles. Por lo tanto, este artículo no va a entrar en esos detalles, aunque sí en otros que pueden ser de utilidad para el trabajo del día a día. Vamos, que hace honor a lo de «Quick & Dirty Edition» del título.

Sin más dilación, vamos con ello, que tiendo a enrollarme más que una persiana.

NOTA 1

Estoy creando este texto empleando la versión beta de Scrivener 3 para Windows. De hecho, ni siquiera es la 3, sino la 2.9.0.26. Todavía tiene partes que no están traducidas al español, por lo que emplearé los nombres que aparecen en dicha versión incompleta. Es posible que ya en la definitiva hayan sido traducidos (o no, vete a saber).

NOTA 2

Aunque es la versión para Windows, casi todo lo que digo es aplicable a la versión de Mac. De hecho, yo todo esto lo terminé de comprender viendo un tutorial en el que se usaba Mac (y que es este, por cierto, así que califica como fuente).

NOTA 3

Asumo que conoces mínimamente Scrivener y que eres usuario frecuente de la aplicación. Es por eso por lo que doy por sentado algunas cosas y no las explico.


Punto de partida: tenemos un proyecto en Scrivener con un par de carpetas y, en ellas, varios textos. Queremos compilarlo como EPUB para leerlo en otro dispositivo, como un Kindle o un móvil. Pues bien, esto es lo que hacemos:

Paso 1

Abrimos el proyecto y hacemos clic en el icono de compilar o en Archivo > Compilar.

Paso 2

Entramos en pánico al ver que la nueva ventana de compilación no es como la versión anterior (si ya pasaste por esto, no es necesario repetirlo, pero queda a tu gusto).

La nueva ventana tiene tres columnas llenas de cositas y una lista desplegable en la parte superior. Lo primero que hacemos es ir a esa lista, que se llama «Compile for». En ella, elegimos la opción «ePub Ebook (.epub)».

La columna de la derecha no tiene nombre, pero es en la que determinamos qué contenido de nuestro proyecto queremos compilar, en la que manipulamos los metadatos y otras cosas más. Aquí nos aseguramos de que hemos marcado el primer icono (con aspecto de lista y llamado «Choose which documents should be compile»). Bajo los iconos, nos aparecerá el listado de los contenidos. En este punto, puedes hacer dos cosas (bueno, se pueden hacer más pero ya he dicho que esto es «rápido y sucio»): marcar lo que quieres compilar en el listado que aparece o elegir una carpeta si es que el contenido que quieres compilar se encuentra dentro de una de ellas. Para este caso, y en aras de la simplicidad, seleccionaremos la carpeta principal, que se llama «Borrador» o «Draft» y que en este ejemplo se llama «Manuscrito» (porque le cambié el nombre, más que nada). También podríamos usar un proyecto que tenga varias carpetas pero del que solo queremos exportar a EPUB una de ellas. En ese caso, lo que habría que hacer es seleccionar dicha carpeta en en la lista desplegable «Compile». Pero como no es el caso, seleccionamos la de «Manuscrito» (que, insisto, es la de «Borrador» o «Draft»). Debajo de la lista, se mostrará su contenido.

Detengámonos aquí un momento, pues vale la pena explicar algo que hará que después no nos liemos tanto. Fijémonos un momento en el listado del contenido. Como podemos apreciar, el mismo listado tiene tres columnas: «Include», «Titulo» y «Tipo de sección». Esta última columna es la madre del cordero. Las otras dos ya las conocemos de la versión anterior de Scrivener, pero la de «Tipo de sección» es a la que hay que ponerle ojo.

GLOSARIO: Sección y Tipo de sección

En Scrivener 3, una sección básicamente es cualquiera de los elementos que hay dentro de un proyecto: un documento de texto o una carpeta (o una subcarpeta).
Los tipos de sección son como una especie de etiqueta que asignamos a un elemento o sección para indicar cómo se debe formatear.

Cada elemento del listado tiene asignado un «Tipo de sección». Los tipos son asignados de manera automática por el programa, pero podemos cambiarlos. Para cambiarlos, simplemente clicamos en la flecha que hay junto a cada uno y seleccionamos el que queremos. Por ahora, no vamos a cambiarlos: nos quedamos con la clasificación que nos da Scrivener. De hecho, por poder podríamos hasta personalizarlos, pero no vamos a entrar en eso.

Lo que hay que comprender aquí es que cada elemento que hay dentro de la carpeta principal, la de «Borrador» o «Draft», o la que hayamos seleccionado, se mostrará en el EPUB con el diseño configurado para cada tipo de sección. Esto se comprenderá mejor a continuación (espero).

Paso 3

Ahora vamos a la columna de la izquierda, llamada «Formats». En ella, seleccionamos la opción «Ebook».

GLOSARIO: Formats o Formatos

En informática, el término «Formato» se usa para muchas cosas. Demasiadas. Depende mucho del contexto. Por ejemplo, tenemos el formato de archivo, que es el tipo de archivo en el que guardamos lo que estamos haciendo (DOCX en Word). Luego tenemos el formato de texto, que es el aspecto que tiene un texto: tamaño, color, márgenes, etc.
En el contexto de la compilación de Scrivener, los formatos son conjuntos de tipos y diseños de secciones que indican cómo se va a ver el texto final.

Nos fijamos en la columna del centro, la llamada «Section Layouts» («Diseños de sección»). Vemos que en ella nos aparecen algo así como unas cajas y que cada una tiene el nombre de un tipo de sección. Lo que vemos dentro de cada caja es una previsualización con texto de muestra del diseño que tiene cada tipo de sección.

GLOSARIO: Section Layouts o Diseños de sección

Un diseño de sección es la configuración de aspecto que tendrá la sección a la que se le aplique: alineación, tamaño, márgenes, tabulaciones, etc. Este diseño se aplica a los tipos de sección.

De esta forma, podemos ver que los elementos de la columna de la derecha que tienen asignado el tipo de sección «Part heading» se mostrarán con el diseño que exhibe la caja llamada «Part heading», los que tienen asignado el tipo «Section» se mostrarán con el diseño de la caja llamada «Section» y así.

Paso 4

En este punto, podemos simplemente clicar en el botón «Compile» de la parte inferior de la ventana y hala, a exportar con alegría a EPUB. Después, abrimos el EPUB y vemos el formato que se le ha dado.

Para abrir el EPUB y comprobar el resultado, yo uso dos herramientas según me apetezca: el visor de ebooks de Calibre o el Kindle Previewer. Con la reciente modificación que hicieron en Calibre, su visor es bastante más decente que antes y sirve para hacernos una idea de si el resultado final nos complace o no. En el caso de Kindle Previewer, si vas a usar un Kindle para abrir el documento, lo que vemos es mucho más preciso. Lo que pasa es que para abrir un EPUB primero debe convertirlo y eso puede llevar un poco de tiempo (en mi máquina lleva algo menos de 30 segundos, pero como ellos mismos dicen durante la conversión, es algo que puede llevar minutos).

Versión breve 1:

1. Abrimos el proyecto en Scrivener
2. Clic en Archivo > compilar
3. En la ventana Compile, Compile for > ePub Ebook (.epub)
4. Formats > Ebook
5. Compile

Si estamos contentos con el resultado, pues vaya, hasta aquí hemos llegado. Gracias por leer y espero que te haya sido útil. Like & subscribe (ah, no, que esto no es YouTube).

Pero lo más seguro es que no estemos contentos. Ya se sabe, por cosas como «No han aparecido los títulos de las secciones» o «Preferiría que los títulos de los capítulos estuviesen centrados» o cualquier otra pijadita similar. Sí, pijaditas porque al fin y al cabo estamos hablando de libros digitales que no están pensados para el público, sino para uno mismo. Pero claro, esas pijaditas nos tocan las narices así que… ¿Qué se puede hacer para cambiarlas?

Vamos a ello.

Personalizando el diseño

Vaaale. Vete p’arriba y leete de nuevo los pasos 1, 2 y 3. Bueno, vale, es suficiente con que repitas lo que se hace en ellos. Y al llegar al 4, echa el freno. El paso 4 de antes lo ignoramos y seguimos con un nuevo…

Paso 4 (enhanced, augmented y grandilocuent edition)

Vamos a la columna del centro, la de «Section Layouts» (es decir «diseños de sección»). En ella, clicamos en el botón «Assign Section Layouts».

Se abre una nueva ventana con dos columnas. La columna de la izquierda se llama «Section Types». En ella aparecerán todos los tipos de sección que se usan en nuestro libro. Ojo, que no significa que se muestren todos los tipos de sección que hay. Para verlos todos, podemos clicar en el botón «Show Unused Section Types» que está en la parte inferior izquierda de la ventana. Pero no hace falta que lo hagamos. Si quieres, clica en él y luego vuelve a clicar para ocultarlos todos.

A continuación, hacemos clic en uno de los «Section Types» y nos fijamos en la columna de la derecha. En ella vemos las cajas que en la ventana anterior aparecían en la columna del centro. De nuevo, cada caja nos muestra una previsualización del diseño con texto de prueba.

Entonces, nos movemos arriba y abajo con la barra de desplazamiento para ver todos los diseños. Aquí mi recomendación es que agrandemos un poco la ventana tirando de los lados de la misma porque su tamaño es un poco pequeño y resulta incómodo.

Revisamos las características de cada diseño y elegimos el que queremos asignar al tipo de sección que tenemos seleccionado en la columna de la izquierda haciendo clic sobre él (lo que hará que se ponga gris a su alrededor).

Ya está: acabamos de asignar un diseño a un tipo de sección.

Después, elegimos otro tipo de la columna de la izquierda y clicamos en la de la derecha el diseño que queremos para él. Si tenemos varios tipos de sección, repetimos el proceso para cada uno.

Paso 5

Clicamos en «Aceptar» y, de vuelta a la ventana anterior, clicamos en «Compile». El EPUB se compila y lo abrimos a ver si, ahora sí, han quedado las cosas a nuestro gusto.

Versión breve 2:

1. Abrimos el proyecto en Scrivener
2. Clic en Archivo > compilar
3. En la ventana Compile, Compile for > ePub Ebook (.epub)
4. Formats > Ebook
5. Section Layouts > Assign Section Layouts
6. Section types > seleccionar sección
7. Choose layout for «sección» documents > seleccionar diseño
8. Repetir pasos 6 y 7 por cada sección existente
9. Aceptar
10. Compile

Muchas gracias por leer. Espero que te haya sido de utilidad. Like & subscribe (ay, no), dona algo…

¿Qué?

¿Qué es eso de que «Pero yo quiero que eso se vea de otra forma»?

Ah, ¿que quieres personalizar el diseño? ¿Que no te vale lo que te ofrece Scrivener por defecto?

Joder, estamos especialitos

En fin…

Personalizando el diseño totalmente a nuestro gusto

Los diseños que ofrece Scrivener por defecto suelen ser suficiente para nuestras necesidades con un texto simple para leerlo nosotros y solo nosotros. Ahora bien, si queremos personalizar todavía más el diseño, es posible hacerlo. Y sí, voy a explicarlo a continuación. Pero ya aviso: voy a llegar hasta un punto y no voy a pasar de ahí, que esto ya se ha hecho demasiado largo para algo que pretendía ser «rápido y sucio».

¿Y por qué lo voy a explicar si no lo voy a hacer del todo? No solo por cuestiones espacio temporales (para que esto no se haga tan largo y también para que no me lleve tanto tiempo sacarlo), sino porque creo que te servirá para comprender más a fondo este tema de las secciones.

Dicho esto, vamos a ello… de nuevo.

Otra vez: paso 1, paso 2 y paso 3. Freno.

Pongámonos en situación: estamos en la ventana «Compile», con «Compile for» «ePub Ebook (.epub)». En la columna de la izquierda, hemos seleccionado «Ebook».

Quiero que ahora te vuelvas a fijar en las cajas de la columna del centro. Pasa sobre ellas con el cursor del ratón. Al hacerlo, verás que aparece el icono de un lápiz. Clica en él.

Saldrá un mensaje. Básicamente lo que nos dice es que ese diseño no se puede editar y que debemos duplicar el formato para poder hacerlo. E incluye un botoncito. Podríamos clicar en él, pero mejor no lo hagamos. Vayamos despacito para comprender bien lo que hacemos.

Primero vamos a duplicar el formato. Después, lo editamos.

Paso 4.2 (new, better and cheaper edition)

Hacemos clic derecho sobre el formato en la columna de la izquierda, en este caso «Ebook» y seleccionamos la opción «Duplicate and edit format».

Se nos abrirá una ventana que, oh sorpresa, se parece mucho a alguna que nos encontramos en la versión anterior de Scrivener. Como ahora te encuentras en terreno familiar, a lo mejor sientes la tentación de empezar a toquetear por todas partes. Y eso está bien: cagándola es como se aprenden las cosas. Pero mejor contente. Ya llegará el momento de toquetear con la misma pasión que si hubieses ligado en una discoteca tras tres años sin echar un polvo, pero ese momento no es ahora.

Ahora, fijémonos solo en la parte superior de la ventana. Allí podemos ver dos cosas. La primera es el campo «Format Name» que se puede deducir sin mucho esfuerzo que se trata del nombre que le vamos a poner el formato. Si no lo cambiamos, el nombre será el del formato original seguido de la palabra «Copy».

La segunda cosa es una lista desplegable llamada «Save to». Cuidadín aquí, pecaor de la pradera, que esto es importante. Es tan importante que incluso tiene un botoncito de ayuda al lado que puedes clicar para leer lo que pone y pasar de mi explicación, pero aún así te la voy a dar.

La lista desplegable cuenta solo con dos opciones: «My format» y «Project Formats». Y no es lo mismo elegir una que otra.

Interludio: diferencias entre «My format» y «Project Formats»

Si guardamos el formato en «My Format», este se guardará en la carpeta del propio Scrivener, la del programa, lo que quiere decir que este formato estará disponible para cualquier proyecto que abramos. Dicho de otra forma: digamos que creamos un formato para el libro X y lo guardamos en «My Format». Si luego escribimos un libro Y, podremos aplicarle el formato del libro X ya que también estará disponible como opción a la hora compilar. O sea, que al guardar el formato en «My Format» estará disponible para cualquier nuevo proyecto que creemos en Scrivener.

Ahora bien, si guardamos el formato en «Project Formats», este se guardará en la carpeta del proyecto en el que estamos y solo se podrá aplicar en este. Así, si creamos un formato para el libro X y luego abrimos el libro Y, no podremos aplicarle el formato del libro X porque ahora no aparecerá disponible como opción a la hora de compilar. O sea, que al guardar el formato en «Project Formats», solo estará disponible para el proyecto en el que lo hemos creado.

La ventaja de guardar el formato en «Project Formats» es que se conservará atado al proyecto, de manera que si abrimos el proyecto en otro computador, el formato nos aparecerá disponible. Eso sí, el trabajo de configuración que hayamos hecho no podremos usarlo en otro proyecto (en principio, porque sí hay cómo hacerlo pero empleando otro método).

La ventaja de guardar el formato en «My Formats» es que estará disponible para todos los proyectos que creemos en el equipo en que estemos usando Scrivener. Si vas a usar el mismo formato en otros proyectos y solo usas Scrivener en una computadora, esta es la mejor opción.

Fin del interludio

Continuemos. Le ponemos el nombre que queramos al formato y lo guardamos en una de las dos opciones y después clicamos en «Guardar».

Hala, ya tenemos nuestro formato duplicado.

Paso 5.2

Asignamos los diseños a los tipos de sección tal y como se ha visto en el paso 5 anterior.

Paso 6

Ahora sí, clicamos en el icono del lápiz que hay en cada caja de diseño (y después en el botón que aparece) para editarlo.

Se nos abrirá la misma ventana del paso 4.2, pero con el diseño ya seleccionado. En la parte de abajo, podremos cambiar las características del formato a nuestro gusto. Ni que decir tiene que aquí podemos meter la pata a base de bien, lo cual es la razón por la que se trabaja con un formato duplicado y no con el original. Si la cagamos, siempre podemos borrar todo el formato y partir de cero con una nueva copia del original.

Una vez terminemos de dejarlo todo tal y como queremos (algo que puede llevarnos bastante tiempo dependiendo de nuestra experiencia, pero no es que sea tampoco muy complicado), podemos o clicar en «Guardar» y abrir otro diseño, o directamente ir a otro diseño de sección ya que aparecen listados todos en esta ventana y entonces sí, clic en «Guardar». Yo recomendaría guardar y después editar otro, al menos hasta que tengamos un poco más de práctica porque puede resultar un poco lioso y que cambiemos algo que no es necesario cambiar.

Una vez que hayamos terminado, tan solo le damos a «Compile» y… bueno, ya se sabe el resto de pasos: abrir el EPUB, comprobar, etc.

Como ves, no me he extendido mucho en este paso pues este es el límite al que iba a llegar. La ventana para configurar los diseños de sección tiene muchas opciones y hablar de ella daría para mucho, así que lo vamos a dejar aquí.

Versión breve 3:

1. Abrimos el proyecto en Scrivener
2. Clic en Archivo > compilar
3. En la ventana Compile, Compile for > ePub Ebook (.epub)
4. Formats > Ebook
5. Clic derecho en Ebook > Duplicate and edit format
6. Format Name > poner nombre
7. Save to > Elegir entre My format y Project Formats
8. Guardar
9. Section Layouts > Assign Section Layouts
10. Section types > seleccionar sección
11. Choose layout for «sección» documents > seleccionar diseño
12. Repetir pasos 10 y 11 por cada sección existente
13. Aceptar
14. Section Layouts > icono lápiz > edit «nombre de sección»
Cambiar formato de sección
15. Guardar
16. Compile


La verdad es que al final esto no me ha quedado tan Quick & Dirty como pretendía. Sin embargo, espero que haya conseguido lo que pretendía en el fondo: ayudarte a comprender los conceptos básicos que se esconden detrás del nuevo sistema de compilación de Scrivener. Y ayudarme a mí mismo a comprenderlos cuando me olvide de ellos, aunque a lo mejor al escribir esto ya he conseguido fijármelo en mi cabezota para no tener que volver a consultar este artículo. Nah, no caerá esa breva.

Y hasta aquí todo lo que tenía que decir. Like & subscribe (que no, coño; joder, que pesaito que estoy).


Epílogo

Decía antes que hay una forma de usar los formatos en otros proyectos a pesar de guardarlos en «Project Formats» y esa es por medio de la exportación e importación de formatos. O sea, exportamos el formato que hemos creado y luego lo importamos en otro proyecto.

Para ello, en la ventana «Compile» hacemos clic derecho en el formato en cuestión y seleccionamos «Export Formats…». Allí podremos guardar el formato con la extensión «.scrformat», que sería… bueno, el formato del formato. Luego, vamos al proyecto donde queremos importarlo, vamos a Archivo > Compilar y en la ventana, en la columna de la izquierda, clicamos en la rueda dentada que hay abajo, seleccionamos «Import Formats…» y seleccionamos el archivo que exportamos.

Imagen de cabecera de Perfecto_Capucine en Pixabay


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *