Apuntes sobre blogs: Cómo escribir un artículo de blog

Apuntes sobre blogs: Cómo escribir un artículo de blog (via Apuntes sobre blogs)

Excelente artículo con consejos breves y concretos (casi, casi se me escapa lo de «puntuales«) sobre como escribir una entrada en un blog. Me lo he añadido a mi Evernote (si no sabes que es, ¿a que esperas para pinchar en el enlace?), pues me da a que me va a ser de bastante utilidad en el año lectivo que va a comenzar.
De todas formas, tampoco quiero dejar de comentar aquí una de las cosas que me han parecido más interesantes. Se trata de un apartado dedicado a los miedos de los principiantes. Con todo el respeto del caso, copioypego:

    1. No saber qué decir —. No se puede forzar el cerebro para encontrar un asunto importante del que escribir, pero los tres tipos de contenido que hemos analizado nos pueden ayudar a encontrar temas y asuntos que nos interesen. Por lo general, hay que inspirarse en las noticias que leemos en otros blogs o esperar que nuestras propias necesidades nos obliguen a investigar sobre cualquier asunto.
    2. Miedo a opinar —. Es muy normal el miedo a opinar sobre lo que escribimos, pensando que hay que saber mucho para atrevernos a ello. Pero la opinión que damos en nuestro blog es personal; no es la opinión de un consejero ni de un experto, y como tal hay que aceptarla. Cuando damos nuestra opinión sobre un asunto, tenemos el derecho a equivocarnos, y los lectores siempre pueden corregirnos, que para eso están.
    3. Miedo al qué dirán —. Tarde o temprano tenemos que madurar como personas y perder el miedo a ser como somos. Escribir un blog es una buena forma de incrementar nuestra autoestima y de demostrar a los demás que nuestro cerebro no está vacío si se escarba bien.
    4. Miedo a no saber expresarse —. Éste es un miedo muy realista, y suele ser cierto que tenemos que mejorar nuestra forma de escribir, pero una forma de hacerlo es escribir un blog, porque la práctica es la que más y mejor nos enseña.

Creo que el tres y el cuatro son los que se presentan más habitualmente cuando comienzas un blog. Me voy a permitir ampliarlos un poco. Cuando escribas, recuerda:

  • Tienes derecho a equivocarte. Pero si lo haces, también tienes el deber de rectificar. Si hiciste pública tu opinión, no debes tener miedo a una rectificación pública. Al contrario de lo que pueda parecer, eso genera más confianza en el lector pues sabe que está leyendo a un ser humano con sus falencias y virtudes, no a un intransigente ni a un fanático. Eso sí, si crees lo que crees, no cambies de opinión por mucho troll que se empeñe en ello.
  • Pierde el miedo a ser como eres. Eso está dentro del proceso de maduración. Un blog no deja de ser una plataforma pública donde vas a terminar exponiendo una parte de ti. Úsalo y verás como mejora tu calidad de vida. ¿Verdad que cuando le cuentas a alguien un problema que te ronda por la cabeza te sientes mejor? Pues eso.
  • Y añado: no vas a recibir muchas visitas al principio excepto las que te mande Google y otros buscadores. No desistas. Sigue escribiendo. Los lectores ya vendrán. Y eso es por una simple regla: cuanto más material tengas, más posibilidades hay de que vayan indexando varios artículos tuyos y, por lo tanto, más personas pasen por tu pequeño sitio en la web, y que se queden, y que se suscriban, y que seas referenciado…

Categorías: Blogging

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *