El monstruo me guiñaba un ojo a través de la puerta entreabierta del armario antes de que apagase la luz de la habitación de mi hijo. Yo solo suspiraba resignado. Por mucho que me doliese, formaba parte de su proceso de aprendizaje, como lo había sido del mío.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *